Tierra de vientos. Revista digital de música andina. Cabecera
Ritmos y estilos andinos música andina
    Tierra de vientos > Ritmos y estilos > Ritmo | Número 19 (May.-Jun. 2014)
    Por Edgardo Civallero

Tonadas chapacas


Tonadas chapacas

Las tonadas tradicionales tarijeñas o chapacas (del departamento de Tarija, sur de Bolivia) son un puñado de melodías muy conocidas, de estructura sencilla (debido a las influencias del antiguo repertorio tritónico prehispánico, que se encuentra también en las vidalas del norte de Argentina), y estrechamente asociadas a un periodo del año, a una festividad e incluso a una localidad determinada.

Sobre tales melodías se improvisan coplas (estrofas) cantadas, que suelen asumir, muy a menudo, la forma de contrapuntos picantes entre hombres y mujeres. Pueden entonarse con el único acompañamiento de una caja (pequeño tamboril de doble parche) o ser ejecutadas por instrumentos tradicionales (erque o erquencho, caña, kamacheña o flautilla, violín), sobre todo para poner marco a la danza de las famosas "ruedas". Con la excepción del violín, el resto de instrumentos solo son capaces de producir un pequeño rango de notas, lo cual limita, en cierta forma, la complejidad de las melodías.

Con el paso del tiempo, las tonadas chapacas han sido adaptadas al modelo que siguen otros géneros folklóricos populares en Tarija (cueca, chacarera, etc.). De esa forma, se pasó a interpretarlas con guitarras y violines, combinando las melodías más conocidas con distintos conjuntos de coplas más o menos populares. Algunas tonadas tarijeñas famosas incluyen "La vidita San Lorenzo", "Tonada para Remedios" y "Guadalquivir".


Tonadas chapacas

Como ocurre en otras áreas de América del Sur, la ejecución del repertorio musical tradicional tarijeño depende del calendario. El año está dividido en tres periodos, en cada uno de los cuales se interpretan ciertas tonadas con unos instrumentos determinados, acompañando el baile y el canto de unas coplas con características particulares.

El primer periodo del año, la época de lluvias o estival, abarca desde el Día de Todos los Santos (noviembre) hasta el inicio del Carnaval, e incluye fiestas menores como las de San Plácido, San Andrés, Santa Bárbara, Navidad y Año Nuevo. Durante este periodo se emplea una especie de clarinete idioglótico llamado erque (irqi, erque, erquencho) y la caja; se tocan, pues, las "tonadas de erque" y se bailan las "ruedas de erque".

El segundo periodo abarca el propio Carnaval, durante el cual se escuchan las tonadas y coplas más conocidas y populares. Terminadas las Carnestolendas, comienza la Cuaresma, al final de la cual se celebra la "Pascua florida" (anochecer del sábado y amanecer del Domingo de Resurrección). Durante todo ese tiempo se interpreta el violín, se bailan "ruedas de violín" y se entonan "coplas de Pascua" con estribillos relativos a la fiesta.

El último periodo es la época de sequía o invernal, que va desde la Pascua (y el final de las cosechas) hasta el Día de Todos los Santos, con todas las celebraciones intermedias, incluyendo las famosas fiestas de la Virgen de Chaguaya, en agosto, y de San Roque, en septiembre. Durante ese periodo se interpreta la caña tarijeña, una enorme trompeta natural, y por ende, se tocan "tonadas de caña" y se bailan "ruedas de caña".


Artículo. "Coplas y tonadas chapacas", por Mónica Sánchez Fernández. En Tarija: coplas y tonadas.


Video 01. "Pecho de cristal", por Taricanto.
Video 02. "Pollerita coloraíta", por Taricanto.
Video 03. "Tonada para Remedios", por Enriqueta Ulloa y Zulma Yugar.
Video 04. "El Guadalquivir".
Video 05. "Tonada tarijeña", por Aldana Bello.


Imagen A | Imagen B


> Arriba    |    > Ritmos y estilos    |    > Portada    |    > In English