Tierra de vientos. Revista digital de música andina. Cabecera
La gente Pueblos andinos
    Tierra de vientos > La gente > Lengua | Número 18 (Mar.-Abr. 2014)
    Por Edgardo Civallero

El español del noroeste argentino


El español del noroeste argentino

El noroeste de Argentina es el área considerada como culturalmente "andina" por excelencia dentro del país; a pesar de que los Andes recorren toda la nación de norte a sur, la esquina noroeste fue la única que recibió la influencia directa del Tawantinsuyu o "Imperio Inca".

Si bien la región estuvo ocupada por numerosas etnias indígenas (Atacama, Diaguita, Omaguaca, etc.) y colonos incaicos (mitmaqkuna) y fue visitada por los pobladores del vecino altiplano boliviano, en la actualidad no se habla ninguna de sus lenguas originarias. Se emplea una variedad de español muy influenciada por el sustrato autóctono, por el español andino de Bolivia y el norte de Chile, por idiomas como el aymara o el quechua y por el español rioplatense, dominante en muchos medios de comunicación argentinos. Esta mezcla de vocabularios, acentos y entonaciones dista mucho de ser homogénea; en las distintas provincias que componen el NOA hay notables variaciones locales que dependen mucho de la historia y las características sociales de cada lugar.

En líneas muy generales, puede decirse que el español del noroeste argentino se caracteriza por:


(a) Un vocabulario muy influido por el sustrato indígena.

El vocabulario incluye una enorme cantidad de términos quechuas y de quichuismos (voces quechuas castellanizadas). Es uno de los factores que esta variedad de español tiene en común con el resto de variedades "andinas". En un registro formal generalmente se usa el vocabulario del español estándar, mientras que en espacios de habla informal se emplean los quichuismos (p.e. "ombligo" y "pupo"; "hierba" y "yuyo"). En general, las palabras que designan flora, fauna y determinados elementos del patrimonio cultural indígena son de origen quechua. Existen, asimismo, algunos términos de origen aymara, o procedentes de antiguas lenguas locales (kunza de los Atacama, kakán de los Diaguita).


(b) Una gramática que mezcla rasgos indígenas y coloniales.

Desde un punto de vista gramatical se utilizan mucho las formas indígenas andinas (quechua/aymara) de construcción de oraciones, sobre todo en las áreas rurales. P.e. "A su casa de Antonio estoy yendo" ("Voy a casa de Antonio").

Los diminutivos (-ito, -illo, -uelo) son muy frecuentes, incluso en términos que en otras variantes de español no se aceptan (cerquita, lueguito, apenitas, alguito, ningunita, estito, yosito, cualquierita, suyito); probablemente este hábito deriva del muy habitual empleo de sufijos afectivos y diminutivos quechua (como -lla, -yá, -ri o –cha).

Esta variedad suele ser "laísta" y "loísta", usar adjetivos como adverbios ("él canta lindo"), y utilizar más el "voseo" que el "tuteo", una clara influencia del español rioplatense (aunque algunos hablantes combinan ambas formas, p.e. "vos eres").

Muestra una clara preferencia por los gerundios y pretéritos pluscuamperfectos por encima de otros tiempos y formas verbales, e incluye algunos rasgos arcaicos (probablemente procedentes del castellano colonial) como el uso del artículo ante el nombre propio (p.e. "el Juan") y el "dequeísmo".


(c) Una fonética que combina lo andino con lo rioplatense.

A diferencia de otras áreas de los Andes (e incluso de la propia Argentina), el español del NOA suele mantener el "yeísmo" (no distingue la pronunciación de "ll" e "y").

Aspira algunas "s" de final de sílaba (aunque en ciertas regiones tales consonantes son, por el contrario, muy marcadas) e intercambia las vocales "e" con "i" y "o" con "u".
Asimismo, cambia la preposición "de" por "i", reduce los hiatos ("peor" por "pior") y elimina ciertos grupos consonánticos ("doctor" por "dotor").


Si bien las variantes regionales del español americano han recibido una fuerte condena social y en no pocas ocasiones han sido tildadas de "incultas" o "erróneas" (sobre todo en ámbitos escolares, en donde se intenta "corregir" el habla de los alumnos), continúan siendo el medio de comunicación cotidiano, tanto en el medio rural como en buena parte del urbano, y el vehículo del canto popular y la tradición oral comunitaria. Una tradición que, ciertamente, no podría transmitirse en toda su riqueza usando el español "correcto" y normativo.


Español andino, en Wikipedia.
Artículo. "Relación del español del NOA con el español andino", por Susana L. Martorell de Laconi. Cuadernos de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, 16 (Universidad Nacional de Jujuy, Jujuy, Argentina, mayo 2001).
Artículo. "El diminutivo en el noroeste argentino como fenómeno de convergencia lingüística", por Ana María Fernández Lávaque. Boletín de Filología de la Universidad de Chile, 37 (1998-1999), pp. 513-522.
Artículo. "Lenguas en contacto. El substrato quechua en el noroeste argentino", por Ricardo L. Nardi. En ADILQ.
Artículo. "Bases para la construcción de una gramática dialectal del español de Catamarca", por A. Carranza, L. C. Arce y A. Arroyo.
Artículo. "El español de América", por Jesús Sánchez Lobato.
Artículo. "Variedades del español hablado en América", por Azucena Palacios Alcaine.
Artículo. "El español andino", en Lenguas de Colombia.


Imagen A


> Arriba    |    > La gente    |    > Portada    |    > In English