Tierra de vientos. Revista digital de música andina. Cabecera
La gente Pueblos andinos
    Tierra de vientos > La gente > Lengua | Número 17 (Ene.-Feb. 2014)
    Por Edgardo Civallero

Lenguas preincaicas ecuatorianas


Lenguas preincaicas ecuatorianas

Señala Pedro Cieza de León: "Éstos, y todos los de este reino [actual Ecuador] en más de mil y doscientas leguas, hablaban la lengua general de los Incas, que es la que se usaba en el Cuzco ... mas, no embargante que hablaban la lengua del Cuzco, como digo, todos se tenían sus lenguas, las que usaron sus antepasados: y así estos de Panzaleo tenían otra lengua que los de Caranque y Otabalo".

La historia lingüística del actual Ecuador fue cuidadosamente descrita por Jijón y Caamaño (1919) y por Paz y Miño (1940), quienes, dada la escasa documentación existente, se sirvieron de topónimos, de algunos antropónimos, y de un puñado de fuentes coloniales relevantes. Se han identificado una serie de idiomas considerados pre-incaicos que sobrevivieron, en distintos grados, a la conquista Inca y a la posterior imposición de la lengua quechua (hoy hablada en todo el territorio ecuatoriano como un conjunto de dialectos septentrionales conocidos genéricamente como kichwa). Las lenguas pre-incaicas terminaron desapareciendo hacia el siglo XVII, no sin antes dejar su marca en la geografía local, en los apellidos e incluso en el acento o pronunciación de ciertas variedades de kichwa.

El panzaleo (también llamado pansaleo, quito, latacunga o tacunga) se habló en las provincias de Cotopaxi y Tungurahua, y en una parte de la de Pichincha. La mayor parte de la escasa información existente sobre esta lengua y sus características procede de topónimos vigentes en el centro y el norte del Ecuador. Se sabe, pues, que los finales de palabras más característicos en tales topónimos son -aló o -alo, -leo, y -lagua o -ragua. En la actualidad, los grupos que se auto-definen como "panzaleo" hablan kichwa y castellano, y viven en la parte sur de la provincia de Cotopaxi, en el área de Latacunga, La Maná, Pangua, Pujilí, Salcedo, Saquisilí y Sigchos.

Las lenguas cañari (o cañar) y puruhá estarían relacionadas entre sí. El cañari se utilizó en las actuales provincias de Cañar y Azuay; su presencia es identificable gracias a las terminaciones de algunos topónimos, como -pala, -pud, -deleg, -del, -bug, -cay, -copte, -zol, -huiña y -shi. El puruhá, por su parte, estuvo localizado en la provincia de Chimborazo. Sus antropónimos suelen acabar en -cela y -lema, mientras que sus topónimos utilizan finales como -shi, -tús, -bug, -cahuan, -calpi y -tactu. Los grupos hoy denominados "cañari" viven en la provincia de Cañar, mientras que los "puruhá" habitan sobre todo en la provincia de Chimborazo (área de Riobamba, Alausí, Colta, Chambo, Guamote, Guano, Pallatanga, Penipe y Cumandá), encontrándose algunos grupos en las vecinas provincias de Guayas y El Oro. Todos ellos hablan kichwa y castellano.

El Pasto era una lengua hablada al sur de la actual Colombia, aunque influyó en la norteña provincia ecuatoriana de Carchi. Se detectan algunos finales de topónimos, como -quer, -es y -tal. Algunos autores la suponen emparentada con la familia lingüística chibcha, mientras que otros la vinculan a la barbacoa. El actual pueblo Pasto vive sobre todo en el departamento de Nariño (sur de Colombia) y habla castellano.

El cara o karanki (caranqui, carangue) se habló en la provincia de Imbabura y en el norte de la de Pichincha. Algunas terminaciones típicas son -mued, -pud, -pí/-bí, -quí, -puela/-buela, -pigal, -piro y -yasel. Gracias a las crónicas coloniales, muchas de esas terminaciones han logrado ser traducidas (-piro significaría "lago" y -puela o -buela, "campo"). La lengua cara parece haber estado emparentada con la tsafiki, hablada por los Tsáchila o Colorado. Los actuales "karanki" viven en la provincia de Imbabura (área de Ibarra, Antonio Ante, Otavalo y Pimampiro) y hablan kichwa y castellano.

El idioma palta fue empleado en la provincia de Loja, y ha sido relacionado con lenguas de la familia jívaro. Las únicas palabras que han sobrevivido son yumé, "agua", xeme, "maíz", capal, "fuego" y let, "madera". Vinculado al palta habrían estado el malacato (que se habría hablado al sur de la ciudad de Loja) y las lenguas citadas en las crónicas hispanas como rabona, bolona y xiroa, de las que no se sabe prácticamente nada.

Otros idiomas preincaicos ecuatorianos vinculados en cierta forma con el territorio andino fueron el quillacinga del norte de Ecuador y el sur de Colombia; el esmeraldeño de la actual provincia de Esmeraldas; el huancavilca de la provincia de Guayas; y el manabí o manteño de la provincia de Manabí.


Libro. "Historia de América andina" (Vol. I – Las sociedades aborígenes - Cap. X - Las lenguas andinas).


Imagen A


> Arriba    |    > La gente    |    > Portada    |    > In English