Tierra de vientos. Revista digital de música andina. Cabecera
Historia de la música andina
    Tierra de vientos > Música > Historia | Número 17 (Ene.-Feb. 2014)
    Por Edgardo Civallero

Arpas y violines en los Andes


Arpas y violines en los Andes

Como ocurrió con buena parte de los instrumentos de cuerda actualmente presentes en América, las arpas arribaron al continente con los europeos durante el periodo de conquista (principios del siglo XVI).

Los modelos llegados correspondían a las arpas renacentistas y barrocas españolas "de uno y dos órdenes" (diatónicas y cromáticas), aunque las últimas no se utilizaron en tierras americanas. En general, esas arpas tenían una caja grande y ancha y un mástil torneado (no tallado) proporcionalmente bajo. Contaban con un número de cuerdas que oscilaba entre 16 y 33, e incluso llegaba a 46. Estaban dotadas de dos series de tres oídos paralelos, estaban cuidadosamente barnizadas, y tenían clavijas de metal o hueso.

Los colonizadores europeos –sobre todo los que gozaban de mayor estatus social– emplearon el arpa, junto con la vihuela, para amenizar sus jornadas. Progresivamente –y, sobre todo, a partir de la llegada a América de distintas órdenes religiosas–, el arpa se convirtió en un instrumento importante en el ámbito religioso, cumpliendo funciones de acompañamiento del órgano en las catedrales metropolitanas, o de sustituto de éste en las iglesias pequeñas. Asimismo, jugó un rol interesante en el proceso de evangelización, sobre todo en manos de jesuitas y franciscanos. Las piezas interpretadas eran obras de estilo colonial creadas por compositores locales y europeos.

Los músicos indígenas aprendieron a utilizar el cordófono en los conventos de las grandes urbes, en los templos rurales y en las misiones. Entre el siglo XVII y el XVIII el arpa retornó de las iglesias a las haciendas coloniales del interior y a las casas aristocráticas urbanas; allí era interpretada incluso por esclavos, pero sobre todo por mujeres, que la empleaban para acompañar el canto y para entretener a sus visitas. Casi al mismo tiempo, a comienzos del siglo XVIII el uso del instrumento comenzó a declinar en España, desapareciendo de la corte, las catedrales y la Capilla Real, aunque continuó siendo enseñada en las escuelas.

Libro. "The Indispensable Harp: Historical Development, Modern Roles, Configurations, and Performance Practices in Ecuador and Latin America", por John M. Schechter. En Google Books [en].


Arpas y violines en los Andes

En Ecuador, en la actualidad el arpa tradicional está en franco retroceso; entre los arpistas que aún mantienen el estilo indígena de la Sierra se cuentan Mariano Cachimuel "Taita Chavo" (Carabuela, provincia de Imbabura) y César Muquinche (Illampu, provincia de Tungurahua). Evidentemente existen músicos urbanos que ejecutan temas mestizos y folklóricos en el arpa, aunque no suelen utilizar la variante indígena del instrumento. Algunos nombres destacables son Julio "Atahualpa" Poalasín, Gonzalo Castro, Ernesto Guerra, Mesías Carrera, Segundo Bastidas, Carlos Saquicela, Milton Sánchez y Ramiro Uribe.

En Colombia, el arpa es generalmente asociada a la música llanera, aunque en el pasado se han ejecutado ritmos andinos con ella. Por su parte, en Bolivia el uso del arpa como instrumento tradicional se ha visto drásticamente reducido, aunque aún se utilizan los modelos más pequeños (los llamados "arpines") para la Fiesta de Todos los Santos en comunidades rurales de los departamentos de Potosí, Cochabamba, Chuquisaca y Oruro.

Artículo. "Arpa". En Ecuador con Música.


Imagen 01. José Morocho, arpista de Morlán (en "Memoria Musical del Ecuador").
Imagen 02. "Arpines" bolivianos en el Museo de Instrumentos Musicales de Bolivia.


Video 01. Taita Chavo, arpista de Carabuela.
Video 02. "El provinciano", por Julio "Atahualpa" Poloasín.
Video 03. "Angustia de vivir", por Gonzalo Castro.
Video 04. "Canción de los Andes", por Carlos Saquicela.
Video 05. "Vasija de barro", por Ramiro Uribe.

El arpa andina tiene su máxima expresión en la Sierra peruana, desde el departamento de Ancash hasta el de Cusco, en solitario o en combinación con otros cordófonos como el violín. Las formas de interpretación varían mucho: desde los estilos más tradicionales (arpa sola, arpa con violín) hasta los más modernos (arpa acompañada de percusión electrónica y teclados), incluyendo su empleo para géneros musicales como la cumbia, la "chicha" o la música tropical.

Los arpistas peruanos son muy numerosos, de modo que se citarán únicamente algunos nombres destacables dentro del panorama folklórico nacional. Muchos de ellos han colaborado con varias formaciones famosas, o acompañando a cantantes, además de llevar adelante una carrera como intérprete solista. De los departamentos de Ancash, Lima y Huánuco pueden mencionarse a Ángel Dámazo, Douglas Buitrón (acompañando a varias cantantes peruanas, como Anita Santiváñez y Alicia Delgado), Diner Cabello, y Lucio y Tomás Pacheco. De los departamentos de Junín y Huancavelica destacan Teodoro Chávez (Los Ases de Huayucachi), Juan Castro y Carlos Blancas, Atilio Moreno (Orquesta Selección del Centro) y Mauro Flores Hilario.

De la provincia de Huamanga (departamento de Ayacucho) proceden Antonio Sulca ("Sunqu Suwa"), el maestro Florencio Coronado, Luciano Quispe y Estanislao Medina. De la provincia de Sucre es originario Alberto Alarcón Torres. Y de la provincia de Lucanas, por su parte, provienen Modesto Tomayro ("Mollicha", Conjunto Danzantes de Puquio), Zenón Llamocca Inca ("Inkacha", que suele acompañar a los Danzaq de Ayacucho), Jaime Quilca y Gregorio Condori ("Lapla de Huaycahuacho"); este último suele tocar con el violinista Andrés Lares, "Chimango". Finalmente, originarios del departamento de Cusco son Gualberto Apaza, Orlando García Quispe y Alejandro Huamán, entre muchos otros.

Artículo. "Arpa peruana", por Claude Ferrier. En Música Peruana.


Imagen 03. Arpas peruanas.
Imagen 04. Intérprete de arpa peruana.
Imagen 05. Danzantes de tijeras con sus arpas.


Video 06. "Totora" y "Orgullo de mujer", por Ángel Dámazo.
Video 07. "Tonto corazón", por Alicia Delgado, con el arpa de Douglas Buitrón.
Video 08. "Tierra oyonina", por Mario Mendoza, con el arpa de Diner Cabello.
Video 09. "Dos cervezas, cantinero", por Lucio y Tomás Pacheco.
Video 10. "El navarrito", por Los Ases de Huayucachi.
Video 11. "Sacrilegio", por Orquesta Selección del Centro.
Video 12. "Huandoy", por Mauro Flores.
Video 13. "Coca quintucha", por Antonio Sulca.
Video 14. "El cóndor pasa", por Florencio Coronado.
Video 15. "Puka pirucha", por Luciano Quispe.
Video 16. "Cebadallaschayay", por Conjunto Danzantes de Puquio (Modesto Tomayro).
Video 17. "Chutay chutay", por Gregorio Condori y "Chimango" Lares.
Video 18. "Avioncha", por Gualberto Apaza.
Video 19. "Jakachito", por Orlando García.
Video 20. "Waynos cusqueños", por orquestín cusqueño.

En territorio chileno, las arpas son ampliamente empleadas en entornos rurales y populares, sobre todo en manos femeninas y para acompañar a las llamadas "cantoras de rodeo". En ese contexto es donde se conserva mejor el estilo de ejecución y el repertorio tradicional del cordófono en Chile.

Entre los muchos nombres de arpistas que se dedican a la interpretación tanto de música folklórica chilena como de sonidos latinoamericanos en general (José Luis Araya, José Véliz, Guillermo Vilches, Víctor Manuel Campusano, Patricio Guzmán, Fernando Lamilla, Cristian Rodríguez, Manuel Espinoza, Ociel Ortiz) destaca el de Alberto Rey, arpista del Dúo Rey-Silva que desarrolló, además, una prolífica carrera como solista.

Video 21. "Cuando pa' Chile me voy", por Guillermo Vilches.
Video 22. Lorena Oyarzún, cantora de rodeo, y el arpa de Fernando Lamilla.
Video 23. "Camino de luna", por Cristian Rodríguez.
Video 24. "Camino de luna", por Manuel Espinoza.
Video 25. Homenaje a Alberto Rey.
Video 26. "Arriba en la cordillera", por Alberto Rey.

Como las arpas, los violines andinos también forman parte del conjunto de cordófonos llegados a América con los europeos. Las variantes campesinas se diferencian poco del instrumento comercial, el cual, por su parte, es muy apreciado por los intérpretes tradicionales. En la Sierra ecuatoriana, el violín se emplea en la interpretación de géneros como la capishca y el sanjuanito, sobre todo en las comunidades de los pueblos Otavalo, Salasaca y Saraguro. En el caso de los Saraguro, el violín juega un rol destacado, junto con el tambor, en la procesión de Navidad, acompañando los desfiles de ajas, wikis, ushkus y sarawis. Entre los cultores más conocidos del violín tradicional ecuatoriano se encuentra Carlos Perugachi, ex-integrante de Ñanda Mañachi.

Imagen 06. Pacho Morocho, Saraguro de Oñacapa, con su violín.
Imagen 07. Violinista Saraguro actual.


Video 27. Violinista Saraguro.
Video 28. Procesión de Navidad en Saraguro.


Arpas y violines en los Andes

En Perú, el violín juega un rol muy importante, en combinación con el arpa, en la interpretación de la práctica totalidad de los géneros musicales tradicionales de la Sierra centro-sur del país, desde las chuscadas de Ancash hasta las huaylías y las aylas de Ayacucho. Entre otras cosas, acompaña la célebre "Danza de las tijeras" y participa también, junto al pampapiano, la quena y el arpa, en el conjunto tradicional denominado "orquestín cusqueño", que suele encargarse de interpretar los famosos "huaynitos de chichería" del Cusco. Máximo Damián Huamaní, Andrés Lares León ("Chimango"), Zenobio Dagha y Reynaldo Pillco Oquendo son violinistas peruanos destacados.

Imagen 08. Violinista y arpista peruanos 01.
Imagen 09. Violinista y arpista peruanos 02.
Imagen 10. Violinista y arpista peruanos 03.


Video 29. Máximo Damián Huamani, en "Sigo siendo".
Video 30. Andrés Lares León.
Video 31. Reynaldo Pillco Oquendo.
Video 32. "Busco tus ojos", por intérpretes populares de violín y arpa.
Video 33. "Chuscada ancashina", por Trío Melodías de Pomabamba.

En territorio boliviano, el violín se encuentra en áreas muy concretas del país, incluyendo los valles de habla quechua de Cotagaita (departamento de Potosí) y, sobre todo, el departamento de Tarija. Allí se usa el violín ("violín pascuero", "violín suyao") para la interpretación de determinados géneros locales (como las "ruedas de violín") y de ritmos compartidos con el área noroeste de Argentina (chacarera, tonada, bailecito, zamba, escondido, cueca, gato). Asimismo, el estilo de ejecución del violín "chapaco" comparte características con el violín "chaqueño" argentino.

Imagen 11. Violinista "chapaco".


Video 34. "Violín de la Pascua" de Tarija.
Video 35. Chacareras tarijeñas (Chaco boliviano).
Video 36. Chacareras salteñas (Chaco argentino).


Imagen A | Imagen B | Imagen C

> Arriba    |    > Música    |    > Portada    |    > In English