Tierra de vientos. Revista digital de música andina. Cabecera
Tradiciones andinas música andina
    Tierra de vientos > Tradiciones > Leyenda | Número 16 (Sep.-Oct. 2013)
    Por Edgardo Civallero

El temple del diablo


El temple del diablo

Los "temples" o "finares", afinaciones alternativas de los instrumentos de cuerda que facilitan o simplifican su interpretación, han sido siempre muy populares, en Europa primero y luego en América, adonde los cordófonos llegaron durante el siglo XVI.

Siempre se habló, entre los músicos populares sudamericanos, del "temple del diablo", una afinación especial de la guitarra y el charango que permitía obtener un acorde al rasguear las cuerdas al aire. Se decía de ella que, al usarla, la guitarra "sonaba sola", prácticamente sin la participación del cantor, que podía desentenderse entonces de las complicadas posiciones de la mano izquierda necesarias para acompañarse en determinadas tonalidades.

El origen del nombre está vinculado a un corpus de leyendas y narraciones populares que relacionan la habilidad de algunos músicos directamente con los pactos diabólicos o, al menos, con la participación del Maligno. En dicho corpus se incluyen tradiciones como la de la Salamanca (Argentina), cueva en donde, durante los aquelarres, los cantores, musiqueros y bailarines obtenían nuevas e incomparables destrezas, pagando el consabido precio de la condenación eterna. O la de los pactos de ciertos payadores de la cuenca del Río de la Plata con Lucifer, que los volvía imbatibles en cualquier contrapunto.

Se dice que originalmente el "temple del diablo" fue un regalo del Demonio a uno de sus protegidos, un cantor que vendió su alma por conseguir ser un maestro en el arte de tocar la guitarra, y así poder encandilar a su amada. Tras firmar su pacto condenatorio, el Diablo tomó el instrumento y lo afinó de una forma tan peculiar que no era necesario ningún esfuerzo para obtener de él los acordes más complejos. El cantor obtuvo fama y reconocimiento, pero la tradición señala que nunca consiguió conquistar el corazón de la mujer preciada.


Artículo. "El guitarrero", de Eduardo Falú y León Benarós. En Folklore del Norte.


Imagen A.


> Arriba    |    > Tradiciones    |    > Portada    |    > In English