Tierra de vientos. Revista digital de música andina. Cabecera
Tradiciones andinas música andina
    Tierra de vientos > Tradiciones > Traje | Número 14 (Mar.-Abr. 2013)
    Por Edgardo Civallero

Máscaras cuzqueñas


Máscaras cuzqueñas

En un área relativamente reducida –el departamento del Cuzco, en la Sierra central de Perú– se encuentra uno de los conjuntos más diversos e interesantes de máscaras de los Andes, similares, por su abundancia, a las del Carnaval del altiplano.

Se trata de elementos antiguamente realizados en madera y hoy elaborados en lana, papel maché, tela, yeso o, lo más común en los últimos tiempos, malla de alambre. Todas las máscaras siguen un patrón determinado e incluyen unos colores y elementos decorativos característicos, los cuales permiten conseguir su fin principal: identificar a los portadores como miembros de una determinada comparsa, cuadrilla o "baile".

Como en otros rincones de la cordillera andina, las máscaras cuzqueñas salen a relucir durante las festividades religiosas y populares. Entre ellas se cuentan la del Inti Raymi, la del Señor del Qoyllur Rit'i y la de la Virgen del Carmen de Paucartambo, tres de las celebraciones más multitudinarias de los Andes centrales.

Por lo general, representan rostros de seres humanos con rasgos caricaturizados, aunque existen algunas máscaras de animales o de seres fantásticos (p.e. los saqra o demonios). Las máscaras de los chujchus son amarillas, pues corresponden a enfermos de malaria. Las de los negrillos y los cápac negros son, evidentemente, negras y de rasgos muy pronunciados: labios gruesos, ojos grandes, narices chatas... Los sikllas, sijllas o doctorcitos tienen rostros sonrosados y una expresión que oscila entre la locura y la estupidez; son la imagen de los pésimos administradores coloniales. Los maqt'as, en cambio, son los típicos campesinos cuzqueños: tienen una eterna sonrisa, pómulos pronunciados y nariz aguileña. Los majeños son los antiguos traficantes de vino y aguardiente de la Colonia; tienen la nariz roja del bebedor habitual y los ojos morados por las peleas entre borrachos. El auqa chileno, el qollacha, el bailarín de contradanza y el de k'achampa tienen cara sonrosada y finos bigotes, mientras que el caporal (líder) de la cuadrilla de contradanza tiene una nariz extremadamente larga y unos poblados y lacios bigotes. Finalmente, los cápac collas llevan pasamontañas de lana blanca (similares a los de los ukukus) y monteras rectangulares muy decoradas, mientras que sus eternos rivales, los cápac chunchos, portan grandes penachos de plumas coloridas.

Curiosamente, las máscaras empleadas en una localidad determinada son distintas de las usadas en otra, no solo en los materiales y técnicas de construcción, sino también en los rasgos. Pues las caretas representan estereotipos sociales y culturales construidos a lo largo de la historia por una comunidad en concreto, y tales visiones son particulares de cada lugar. De esta forma, las máscaras de la villa de San Jerónimo son distintas de las de Pisaq, y éstas son diferentes de las de Paucartambo.

Generalmente las cofradías de danzantes compran sus máscaras a aquellos artesanos fieles a la tradición, mientras que los turistas o los afuerinos (p.e. personas de otras regiones de Perú), desconocedores de los significados, suelen preferir elementos más innovadores.


Libro. "Máscara, transformación e identidad en los Andes. La fiesta de la Virgen del Carmen", por Gisela Cánepa Koch. En Biblioteca Digital Andina.
Artículo. "Bailes multicolores y máscaras sofisticadas en Paucartambo", en Embajada del Perú en Chile.
Artículo. "Máscaras de algunas danzas del departamento de Cuzco", en Perú Top Tours.
Artículo. "Danzas del Perú", en Arte y Cultura.


Imagen 01. Máscara de auqa chileno.
Imagen 02. Máscara de machu o caporal de contradanza.
Imagen 03. Máscaras de maqt'as.


Imagen A.


> Arriba    |    > Tradiciones    |    > Portada    |    > In English