Tierra de vientos. Revista digital de música andina. Cabecera
Instrumentos andinos música andina
    Tierra de vientos > Instrumentos > Instrumentos | Número 14 (Mar.-Abr. 2013)
    Por Edgardo Civallero

Aerófonos andinos (07): quenas "campesinas"


Aerófonos andinos (07): quenas campesinas

Las quenas tradicionales andinas pueden agruparse, grosso modo, en "grandes quenas" (instrumentos que suelen alcanzar dimensiones superiores a los 50 cms. y son generalmente interpretados en tropas) y "quenas pequeñas" (flautas de entre 20 y 40 cms. de largo, ejecutadas en solitario o en dúos), también llamadas "campesinas" por su amplia distribución en ámbitos rurales.

La versión estandarizada de estas "quenas pequeñas" es la quena "modelo" en SolM, utilizada por la mayor parte de los intérpretes actuales de música andina. A partir de esa quena "modelo", e inspirándose tanto en las familias de aerófonos europeos (con instrumentos en distintas tesituras) como en algunos tamaños concretos de quenas tradicionales, se crearon los distintos tipos de quenachos y quenalis.

Las diferencias morfológicas entre los instrumentos tradicionales y los comerciales son significativas. Para los primeros suelen preferirse tubos de caña gruesos y cilíndricos, con un nudo en el extremo inferior (a partir del cual crear una tapa perforada o "semi-tapadillo"); el bisel o embocadura suele ser cuadrado o en U, y los orificios (circulares o, en ocasiones, cuadrados) no siempre permiten producir una escala temperada. El interior del tubo no suele estar lijado ni el exterior suele lacarse. Los segundos emplean tubos finos de paredes delgadas, ligeramente cónicos, con biseles en U o V y orificios que producen una escala temperada. Todos los avances en la creación de instrumentos "profesionales" occidentales se aplican en la construcción de quenas "modernas".

El área de distribución de las quenas "campesinas" abarca la práctica totalidad del mundo andino, algo comprensible si se tiene en cuenta que, junto a los pífanos o flautas traversas y a los pinkillos o flautas de pico, son uno de los instrumentos de viento más populares y usados. Su variedad es mayor en el área nuclear de los Andes centrales (la Sierra peruana) y en la de los meridionales (el altiplano y los valles bolivianos). En las regiones aledañas (Ecuador, norte de Chile y noroeste de Argentina), la diversidad se reduce significativamente a un par de clases.


Aerófonos andinos (07): quenas campesinas

Para Bolivia, Ernesto Cavour ("Instrumentos musicales de Bolivia", 2004) cita las quenas karhuani, yura, viticheña y chatre, además de varias otras dotadas de cinco orificios delanteros y uno trasero, y etiquetadas genéricamente como "campesinas" y "pastoriles".

La quena karhuani o "de llameros" era la usada por los conductores de caravanas de llamas; con seis orificios frontales y uno trasero, aún se emplea en el área de Aquilambaya (departamento de La Paz). La quena yura (25 cms. de longitud, cinco orificios frontales y uno trasero) de las localidades de Yura y Punutuma (departamento de Potosí) suele estar afinada en La y se usa para interpretar canciones durante los trabajos de mink'a (tareas realizadas colectivamente dentro de la comunidad). Con 24 cms. de longitud, la quena viticheña es una de las quenas tradicionales más pequeñas de Bolivia. Afinada en Do, posee cinco orificios frontales y uno posterior y se utiliza en Vitichi (departamento de Potosí). Finalmente, la quena chatre, de 36 cms. y seis orificios delanteros, se utiliza como opción a los pinkillos chatre o chatripuli.


Aerófonos andinos (07): quenas campesinas

En Perú, las quenas tradicionales suelen tener una embocadura cuadrada. El "Mapa de los instrumentos musicales de uso popular en el Perú" (1978) señala las siguientes quenas "pequeñas":

• La phalawata de la kuntur tusuy o "danza del cóndor" de Canchis (departamento de Cuzco) y la quena de Ica y Nazca (departamento de Ica) de 30-40 cms. y afinada en Sol o Re, ambas con 4 orificios.
• La lawata o lawita de Calca (departamento de Cuzco), de 30-40 cms. y con cinco orificios cuadrados.
• El requinto de Huamalíes (departamento de Huánuco) y el pingollo o quena de los departamentos de Amazonas y Huancavelica (28-45 cms.), ambas con seis orificios.
• El pequeño shilo o chilo de los departamentos de Cajamarca, Huánuco y Huamanga (15-25 cms.); la quena o mala de Huánuco (35 cms.); el pinkullo, conivi o quena de la danza Jula Jula de Huánuco y Chumbivilca (40 cms.); la chatripuli o chayna de Puno, Arequipa y Moquegua (40 cms.); y la quena quena, clarín o quenali de Puno y Apurímac (50 cms.), todos ellos de siete orificios.

Además, existen en Perú "grandes quenas" tradicionales, como:

• La hilawata o pusa de Sandía y Chucuito (departamento de Puno, 80 cms.) y la ph’alaata de Puno (60-120 cms.), de cinco orificios.
• El chacallo o chaqallo (usado en las danzas Chaqallus o Chaqalladas; 60-80 cms.) y el quenacho, ambos de Puno y dotados de seis orificios.
• La machu quena u ocona de Puno y Ayacucho (80-90 cms.); la San Borga quena de Chumbivilcas (70 cms., madera de saúco); y la puli puli de Puno (60 cms.), de siete orificios.

Rubén Pérez Bugallo, en el "Catálogo ilustrado de instrumentos musicales argentinos" (1996) indica que la presencia de instrumentos "tipo quena" en el actual territorio argentino data del II milenio a.C., según los hallazgos arqueológicos. Sin embargo, la quena interpretada actualmente en el ámbito folklórico (sobre todo en el área noroeste del país) habría sido introducida desde Bolivia. Algo similar habría ocurrido en el Norte Grande de Chile, de acuerdo a Samuel Claro Valdés ("Oyendo a Chile", 1997).

Las quenas tradicionales, con sus particulares estructuras y escalas y sus repertorios únicos, representan una de las facetas más auténticas del universo sonoro andino. Lamentablemente, sus derivados modernos conservan muy poco de las raíces originales, en un proceso que se presenta como "enriquecimiento" pero que conlleva un implícito empobrecimiento.


Imágenes A, B y C: Edgardo Civallero


> Arriba    |    > Instrumentos    |    > Portada    |    > In English