Tierra de vientos. Revista digital de música andina. Cabecera
Tradiciones andinas música andina
    Tierra de vientos > Tradiciones > Leyenda | Número 13 (Ene.-Feb. 2013)
    Por Edgardo Civallero

La leyenda del siku


La leyenda del siku

En el área de Italaque (Bolivia) se cuenta que un anciano cortó un tallo de cebada para calmar el llanto desconsolado de un niño. El soplido provocó una nota, a la cual se unieron luego varias más. Así nació la zampoña.

Otra narración refiere que volviendo del campo una tarde, un labriego oyó el viento silbar entre las cañas de un cañaveral que crecía regado por las aguas limpias de un arroyo. Queriéndose llevar ese sonido consigo, le hombre cortó un puñado de esos tubos y, en la intimidad de su hogar, armó la primera de estas flautas.

La leyenda clásica de la flauta de Pan también se escucha, aquí y allá, en los Andes, quizás por influencia de los músicos con formación clásica.

Según el poeta romano Ovidio, Syrinx era una ninfa cazadora de la región de Arcadia (Grecia). Bajando un día del monte Liqueo, se tropezó con el dios Pan, que comenzó a requebrarla y a perseguirla. Escapando de él, la ninfa consiguió llegar a orillas del río Ladón y pidió ayuda a las náyades, que la transformaron en un cañaveral justo cuando el dios se le echaba encima. Pan se encontró abrazando un manojo de cañas, y el suspiro que lanzó al descubrirlo provocó en ellas una música suave y quejumbrosa. Dispuesto a no irse de allí con las manos vacías, cortó siete tubos y se fabricó su famosa flauta, de la cual pocas veces se separó.


Imagen A.


> Arriba    |    > Tradiciones    |    > Portada    |    > In English