Tierra de vientos. Revista digital de música andina. Cabecera
La tierra Los Andes geografía andina
    Tierra de vientos > La tierra > Historia | Número 08 (Nov.-Dic. 2011)
    Por Edgardo Civallero

La Confederación Charka


La Confederación Charka

La llamada “confederación Charka” (en realidad, Charka-Qaraqara) fue una coalición de señoríos étnicos regionales Aymara que se constituyó en una entidad política significativa tras el eclipse de Tiahuanaco (Tiwanaku). Compartieron espacio con otras federaciones (llamadas “reinos Aymara” en algunas fuentes históricas), como las de los Killaka (Quillacas), Sura (Soras), Chicha y Karanqa (Carangas).

Estaba compuesta por los señoríos Qaraqara (Qhara qhara, Caracara) y Charka (Charca). Merced a la documentación recolectada por historiadores y antropólogos (textos y documentos coloniales, como el “Memorial de Charcas” de 1582), se sabe que la confederación se dividía en dos mitades complementarias: Umasuyu (“el lado de abajo”, generalmente considerado “femenino” y “de poco valor”) y Urqusuyu (“el lado de arriba”, tenido como “masculino” y “de gran prestigio”).

A la primera (Umasuyu) pertenecía la “nación” o señorío étnico Charka, el cual, a su vez, se dividía en dos “parcialidades” Alaxsaya/Hanansaya (la de arriba) y Manqhasaya/Urinsaya (la de abajo), que obtenían sus nombres (Sakaka/Sacaca y Chayanta, respectivamente) de los de sus villas más importantes. La primera era el centro ceremonial y religioso Charka por excelencia, mientras que la segunda era un núcleo agrícola. Cada una de estas “parcialidades” se dividía también en dos mitades, incluyendo en ellas a varios ayllus (clanes extendidos) que, a su vez, podían organizarse también en mitades.

El señorío Charka agrupó a ayllus como los Sakaka, los Panakachi, los Puqu wata o Pukwata (Pocoatas), los Aymaya, los Chayantaka, los Laymi (Laymes), los Puraka, los Charka, los Chullpa, los Kirkiawi y los Jukumani. Ocuparon las actuales provincias de Alonso de Ibáñez, Bilbao, Charcas y Rafael Bustillos y el norte de la provincia de Chayanta (departamento Potosí), y las provincias de Quillacollo, Arque, Bolívar y Capinota (departamento Cochabamba).

Los Qaraqara pertenecían al Urqusuyu, y se dividían también en dos parcialidades Hanansaya/Urinsaya: aunque no están identificadas, se considera que fueron Macha y Tinkipaya. El territorio de los Qaraqara incluía el sur de la provincia de Chayanta, las provincias de Tomás Frías, Saavedra y Linares, el oriente de la provincia de Antonio Quijarro y el norte de la provincia de Nor Chichas (departamento de Potosí), así como partes de las provincias de Nor y Sud Cinti (departamento Chuquisaca). Allí dejaron las fortalezas de Pilaya y Paspaya (construidas por el líder Qaraqara Ayra Kanchi), minas, numerosos andenes de cultivo y caminos para caravanas de llamas, así como objetos cerámicos actualmente asociados a los estilos Yura y Uruquilla. Aglutinaba a grupos étnicos como los Macha, los Wisijsa (Visijsas), los Tinkipaya, los Chaqui, los Murumuru (Moro moros), los Colo-Caquina, los Picachuri y los Tacobamba.

Entre los siglos XV y XVI, la federación fue asimilada por el Tawantinsuyu dentro del Qullasuyu, la más meridional de las cuatro divisiones del “Imperio incaico”. Tal asimilación fue, al parecer, bastante respetuosa: los gobernantes Inqa permitieron a Charkas y Qaraqaras continuar con sus estructuras sociales de siempre y sus dinastías gobernantes. Se sabe que los guerreros Charkas, famosos por su bravura, sirvieron al Inqa tanto en sus campañas militares como en la defensa de los territorios del Qullasuyu, especialmente de las incursiones de los Avá (“chiriguanos”) del oriente.

Los regentes incaicos colocaron en los antiguos territorios de la federación numerosas colonias de “mitimaes” (mitmaqkuna) de habla quechua. Se cree que de esta forma un área de habla aymara se convirtió, con el paso del tiempo, en una de habla quechua.

La llegada de los españoles destruyó la mayor parte de las estructuras políticas, sociales, económicas y religiosas originales; la presión fue mucho mayor sobre los Qaraqara, pues las valiosas minas de Potosí y Porco estaban dentro de su territorio.

En la actualidad, muchos ayllus de la federación Charka continúan viviendo en sus regiones de antaño, a pesar del genocidio, la aculturación y el robo de tierras y derechos. Suele hablarse de ellos, por lo general, como de “grupos étnicos” distintos (p.e. los Macha, los Laymes, los Pocoatas...); esto se debe, probablemente, a que cada ayllu posee una serie de rasgos identitarios muy distintivos (indumentaria, música, celebraciones, creencias...), herencia mestiza de generaciones pasadas que los diferencia de sus vecinos y los vuelve únicos.

Todos ellos mantienen relaciones de complementariedad o de oposición con el resto de los ayllus de los alrededores, siguiendo las pautas establecidas en el tiempo de la federación Charka. De hecho, tales relaciones son las que motivan los tinkus, encuentros en los cuales se solventan disputas y diferencias, se honra a las fuerzas de la naturaleza y se mantienen vivos los viejos vínculos entre distintas comunidades.


Libro. “Atlas de los ayllus del Norte de Potosí, territorio de los antiguos Charka”, por Fernando Mendoza y Félix Patzi.
Libro. “Saberes de vida”, por Roberto A. Restrepo (comp.), en GoogleBooks.
Artículo. “Qaraqara-Charka. Mallku, Inka y Rey en la Provincia de Charcas (Siglos XV-XVII). Historia Antropológica de una Confederación Aymara”. Reseña bibliográfica por Paola Revilla Orias, en Chungará (Arica).
Artículo. “La organización territorial y socio-cultural de los ayllus del Norte Potosí”, por Félix Patzi Rodríguez, en Revista Páginas Sueltas, 1 (7), pp. 6-8.
Libro. “The Latin American fashion reader”, por Regina A. Root. Capítulo 7: “Dressed to kill: The embroidered fashion industry of the Sakaka of highland Bolivia”, por Elayne Zorn, en GoogleBooks.
Mapa de los señoríos Aymara, según Thérèse Bouysse-Cassagne, en Ilcanet.
Artículo. “Sociedades prehispánicas tardías en los valles interandinos del suroeste de Chuquisaca, Bolivia”, por Claudia Rivera Casanovas, en Arqueobolivia.


Imagen A


> Arriba    |    > La tierra    |    > Portada    |    > In English