Tierra de vientos. Revista digital de música andina. Cabecera
Historia de la música andina
    Tierra de vientos > Música > Historia | Número 08 (Nov.-Dic. 2011)
    Por Edgardo Civallero

Música de las comunidades Quechua de Bolivia


Música de las comunidades Quechua de Bolivia

En el territorio boliviano se hablan una treintena de idiomas indígenas, todos ellos oficiales dentro del actual modelo de Estado Plurinacional. La mayor diversidad lingüística se encuentra en las llanuras y selvas del oriente; por su parte, la cordillera y el altiplano son los dominios de dos de las lenguas más habladas en los Andes: el aymara, usado en la puna, y el quechua, empleado en las montañas y valles.

Las comunidades de habla quechua de Bolivia comparten un código lingüístico común, que incluye dos variantes principales: el quechua boliviano norteño y el sureño. El primero, similar en estructura y vocabulario al quechua cuzqueño, se emplea al norte del departamento La Paz, en los valles de las provincias de Muñecas, Bautista Saavedra y Franz Tamayo. El segundo posee, a su vez, dos variedades: el denominado quechua boliviano “auténtico”, hablado en los departamentos de Chuquisaca y Potosí, y el quechua “qhochala”, muy influido por el español y usado en los valles del departamento Cochabamba y en algunos distritos del este del departamento Oruro.


Quechua sureño, en Wikipedia.
Quechua sudboliviano, en Wikipedia.
Mapa de lenguas indígenas en Bolivia, en Ethnologue.


Originalmente, la región andina de Bolivia estuvo ocupada por señoríos Aymara. Entre ellos destacaron los de Qhara Qhara (Caracara), Charka (Charca), Chicha, Chuwi (Chuy), Killaka-Asanaqi (Quillaca-Asanaque), Karanka (Caranga) y Sura (Sora). El área actualmente habitada por las comunidades Quechua fue antaño el territorio de la llamada “Confederación Charka”, que agrupaba a Charkas, Chuwis, Qhara Qharas y Chichas.

La historia de esos “reinos” aún está en construcción; los investigadores intentan rehacer su compleja trama a través de los fragmentarios documentos elaborados por los conquistadores europeos, que fueron los primeros en entrar en contacto con tales sociedades indígenas y dejar algo escrito sobre ellas. Se cree que la Confederación Charka fue anexada al Tawantinsuyu por Tupaq Yupanki, décimo Inqa, a finales del siglo XV, y que tras la desaparición del “Imperio Inca”, los señores Aymara se enfrentaron con poca suerte a los españoles entre 1530 y 1540. Todavía no está claro si la lengua quechua fue adoptada por esas poblaciones durante el dominio incaico o durante el periodo colonial; lo que resulta evidente en la actualidad es que en buena parte de la cordillera boliviana se habla la lengua del Tawantinsuyu, a pesar de que muchas de las costumbres y tradiciones de esas comunidades sean muy parecidas a las de los vecinos Aymara.


Historia prehispánica de Bolivia (sección “Los Señoríos Aymaras”), en Wikipedia.
Artículo. “La organización territorial y socio-cultural de los ayllus del Norte de Potosí”. En Revista “Páginas sueltas”, 1(7), 2009, pp. 6-8.
Artículo. “Pensamiento político aymara”, por Tristán Platt. En Biblioteca de la Casa del Corregidor, Puno, Perú.
Los reinos aymaras, en Ilcanet.
Historia del pueblo aymara, en Aymara Uta.
Libro. “Los ayllus de Tacobamba: procesos históricos, desarrollo y poder local”, por Héctor Ríos Montero. En GoogleBooks.


Música de las comunidades Quechua de Bolivia

Los grupos quechua-hablantes más meridionales son los Chichas y Calchas, que habitan en las actuales provincias de Nor Chichas, Sud Chichas y Modesto Omiste (departamento Potosí) y descenderían del antiguo señorío Chicha.

Hacia el norte, en las provincias de Tomás Frías, J.M. Linares y Saavedra (departamento Potosí) se ubican los Visisas (Wiqsisa), los Yuras, los Moromoros (Muru Muru), los Collanas, los Potobambas, los Tacobambas, los Toropalcas, los Curis y los Tinquipayas (Tinkipaya), todos ellos supuestos herederos del señorío Qhara Qhara.

Más al norte aún, en la provincia Chayanta (departamento Potosí) se ubican los Machas, los Pocoatas, los Jukumanis y los Laymes.

Al este de Chayanta, en las provincias de Oropeza, Yamparáez y Zudañez (departamento Chuquisaca) se sitúa el territorio de los Yampara o Tarabuqueños y el de los Jalq’as. Finalmente, en el extremo septentrional del departamento Potosí (provincias de Charcas, Rafael Bustillo y Alonso de Ibáñez) se emplaza el territorio Charka.


Artículo. “Saxra (Diablo) / Pachamama; música, tejido, calendario e identidad entre los Jalq’a”, por Gabriel Martínez. En Estudios Atacameños, 21 (2001), pp. 133-151.
Artículo. “Desde la perspectiva de la isla. Guerra y transformación en un archipiélago vertical andino: Macha (Norte de Potosí, Bolivia)”, por Tristan Platt. En Chungará, 42(1), 2010, pp. 297-324.


Música de las comunidades Quechua de Bolivia

El repertorio musical Quechua se caracteriza por incluir algunas tropas de flautas de Pan características, los “grandes pinkillos” (enormes aerófonos a veces ejecutados en solitario y otras en conjuntos de entre 5 y 20 personas) y distintas variedades de cordófonos, como los charangos, las medianas y las guitarrillas.

Entre las zampoñas se encuentran las sikuras, los ayarachis, ayrichis y ayarichis, los jula julas y los sikus San Pedro. Los Jalq’as y Calchas llaman a las zampoñas “phukunas”, y a sus intérpretes, “phukuneros”: ambos grupos prefieren los ayarachis; los jula julas, por su parte, suenan sobre todo entre los Laymes y Jukumanis.

Estas tropas suelen verse acompañadas por los pututus o bocinas de cuerno. A partir del mismo material se construyen los erqes (clarinetes rústicos, denominados “erquenchos” en Argentina) y los jatun pututus, larines o tira tiras, enormes trompetas propias del departamento Potosí, especialmente de la provincia de Chayanta.

Los Calchas todavía emplean el jantark'i o jantarque, un silbato de madera similar a las “flautas de chinos” chilenas o las pifilkas Mapuche, y que es interpretado exclusivamente por mujeres. Los grandes pinkillos han merecido una sección propia en este número: baste destacar la presencia de mohoceños, rollanos, senqatanqanas y turumes.


Video 01. “Jula julas”, por Arawi.
Video 02. Jula jula de Norte Potosí.
Video 03. “Jula jula”, por Zenón Mamani.


Música de las comunidades Quechua de Bolivia

Toda la región Quechua es pródiga en charangos y guitarrillas. Destacan el charango sacabeño (originario de Sacaba, departamento Cochabamba; de pequeño tamaño, madera laminada, lomo curvo, clavijas de madera y entre 5 y 8 cuerdas); el rankha charango (originario de Mizque, departamento Cochabamba; 8-10 cuerdas metálicas más una cuerda accesoria, madera laminada, lomo curvo, hasta tres tamaños distintos); el pequeño walaycho o juch’uy charango (5 cuerdas dobles metálicas, cuerpo de madera ahuecada); el khonkhota, q’onq’ota, talachi, mokholo, machu charango o jatun charango (8 cuerdas de tripa y metálicas, madera laminada, lomo recto); el charango anzaldeño o arriero (originario de Anzaldo, departamento Cochabamba, 5 cuerdas dobles metálicas, madera laminada, lomo recto); la guitarrilla potosina (5 cuerdas triples metálicas, madera laminada, lomo recto); y la mediana (pequeña guitarra de madera laminada, 5 cuerdas dobles metálicas, lomo recto).


Video 04. Walaycho. “Aymaya fiestapi”, por Chinchillas del Norte Potosí.
Video 05. Walaycho (Tarabuco). “Owejachaypis phuyuhina willmatayuq”, por Juan Champi.
Video 06. Khonkhota. “Way way cholita”, por Gregorio Mamani y Zura Zura.


Entre los estilos musicales más particulares de la región se encuentran los de los Jalq’as, que aún practican el arte del takipayanaku (diálogos musicales en los que dos cantantes intercambian coplas) y entonan los malawiras, largos cantos acompañados por un charango o una guitarrilla. Por lo demás, se cultivan ritmos como el huayno, la cacharpaya, la tonada potosina, la cueca, el fandango, el zapateado y el salaque o salay.


Video 07. Malawira en Irupampa.
Video 08. “Severina” (salaque Jalq’a), por Yara.
Video 09. “Colquechacamanta” (a ritmo de zapateo potosino). Ballet folklórico “Inspiración Nacional”, de Bolivia.
Video 10. Tonada potosina en el festival de la Virgen de Urkupiña.


Música de las comunidades Quechua de Bolivia

Las celebraciones más destacadas incluyen fiestas cívicas y festejos en honor a los santos patronos de cada lugar (entre los que destaca los de la Virgen de Urkupiña en Quillacollo, departamento Cochabamba); los tinkus o combates rituales entre comunidades, sobre todo en las regiones de los Machas, Laymes, Pocoatas y Jukumanis; la festividad de San Bartolomé o de los Ch’utillos, en la villa de Potosí (en la que participan comunidades como los Yuras); y, sobre todo, las carnestolendas. Los Carnavales chicheños y calcheños son afamados por la participación de grandes tropas de pinkillos; los nor-potosinos, por la masiva presencia de charangos; y los tarabuqueños (en donde la fiesta toma el nombre de pujllay, del quechua puqllay, “jugar”), por los intérpretes de senqatanqana, que desfilan haciendo resonar las enormes espuelas que llevan en sus sandalias de madera.


Virgen de Urkupiña, en Wikipedia.
Tinku, en Wikipedia.
Artículo. “Tinku”, en Danzas y fiestas originarias de Chuquisaca y Potosí.
Artículo. “Ch’utillos. Más allá de la fiesta”, en El Deber.
Artículo. “Entrada autóctona de Chutillos: gente de Yura”, en Danzas y fiestas originarias de Chuquisaca y Potosí.
Artículo. “El Pujllay en Tarabuco”, en Danzas y fiestas originarias de Chuquisaca y Potosí.


Video 11. Moseñada, en Fiesta de Urkupiña 2008.
Video 12. Tinku en Macha (Norte Potosí), para la Fiesta del 3 de mayo (2010).
Video 13. Fiesta de Ch’utillos (1994).
Video 14. Pujllay de Tarabuco.


En líneas generales, la música tradicional de estas sociedades se interpreta casi exclusivamente en sus comunidades. Solo un puñado de registros etnográficos y algunos grupos musicales bolivianos comprometidos con el acervo intangible Quechua han recolectado, grabado y difundido esos sonidos respetando su formato original; los demás han recogido solo algunos o se han “inspirado” en ellos para sus creaciones, aunque en ocasiones algunos artistas han deformado música, danza, indumentarias y costumbres de formas bastante desafortunadas.


"Música boliviana: los inicios", en Tierra de vientos


Imagen A | Imagen B | Imagen C | Imagen D | Imagen E

> Arriba    |    > Música    |    > Portada    |    > In English