Tierra de vientos. Revista digital de música andina. Cabecera
Tradiciones andinas música andina
    Tierra de vientos > Tradiciones > Fiesta | Número 07 (Sep.-Oct. 2011)
    Por Edgardo Civallero

La Fiesta de La Tirana


Fiesta de La Tirana

La Fiesta de La Tirana es una celebración en honor a la Virgen del Carmen que se celebra cada 16 de julio en el pueblo de La Tirana (comuna de Pozo Almonte, región de Tarapacá, Norte Grande). Se dice que es la festividad religiosa más grande del norte de Chile, y la segunda más popular en todo el país (después de la de la Virgen del Rosario de Andacollo): en un pueblo de 500 almas se reúnen anualmente alrededor de 250.000 peregrinos y turistas.

Las fiestas dedicadas a la Virgen son muy populares en toda el área andina. Los antropólogos y etnógrafos coinciden en señalar que estas celebraciones son una combinación del culto ancestral a la Pachamama (la “Madre Tierra” o “Madre de la Tierra”) con rasgos del catolicismo. Por su parte, los historiadores indican que la fiesta de La Tirana podría ser una derivación de la celebración en honor a la célebre Virgen de la Candelaria de Copacabana (Bolivia, 1583). Habría llegado al norte del actual Chile (antaño territorio peruano y boliviano) de la mano de mineros que, procedentes de las minas de cobre y plata de Huantajaya, Santa Rosa y Collahuasi, se habrían trasladado a San Lorenzo de Tarapacá para trabajar en las explotaciones de salitre. Tras la Guerra del Pacífico (1879-1883), la celebración tuvo lugar en diferentes fechas: el 16 de julio para los chilenos, el 28 de julio para los peruanos y el 6 de agosto para los bolivianos. Hacia 1910, con la chilenización de la región de Tarapacá, el gobierno chileno ubicó la festividad en un único día, el 16 de julio, bajo la advocación de la Virgen del Carmen, patrona del Ejército de Chile. Las cofradías peruanas y bolivianas fueron desplazadas de la fiesta en 1911, y se concedió al baile chileno “El Chino” (el más antiguo, 1908) el derecho a sacar a la Virgen durante la procesión.

El festejo tiene lugar en un pueblito emplazado en medio de la Pampa del Tamarugal, un espacio desértico salpicado de pequeñas casas de adobe habitadas por unos pocos pastores y agricultores. Entre el 12 y el 17 de julio, las silenciosas calles de la localidad se ven invadidas por numerosos grupos de fieles (sobre todo cofradías, comparsas y “bailes”, hermandades religiosas de danzantes) provenientes de Chile, Bolivia, Perú y Argentina. Arriban en autobuses, camiones, coches o incluso a pie. No son pocos los fieles que se arrastran desde grandes distancias para cumplir promesas y llegan a La Tirana con las piernas ensangrentadas. Es entonces cuando el pueblo pierde su calma y se transforma en un verdadero hervidero de gente, de tiendas, negocios y locales improvisados.

El día 12, las cofradías inician sus homenajes a la Virgen, saludándola en una ermita de piedra situada a la entrada de la villa. Casi 200 “bailes” esperan su turno para saludar a su patrona: diabladas, chunchos, gitanos, cuyacas (o “kullacas”), morenos, pieles rojas, chinos, caporales... Todas esas cofradías elaboran sus coreografías a lo largo de todo el año, con un tremendo esfuerzo y devoción. Cada “baile” cuenta con unas 20 personas, junto a un líder (el “caporal”) fácilmente reconocible por una máscara particular, que permite a la vez identificar a la comparsa entera. Los trajes que visten los miembros de cada “baile” son un espectáculo por sí mismos, bordados con hilos de oro y plata; algo similar ocurre con las máscaras, verdaderas obras de arte andino. Las hermandades se mueven continuamente, hasta el agotamiento, al son de enormes “bandas de cobre” que interpretan los más variados ritmos, entre miles de turistas y visitantes que abarrotan las callejas y la plaza central.

El día 14 se permite el ingreso de los peregrinos a la iglesia del pueblo, y hasta el 15 los “bailes” danzan en honor a su patrona. La Fiesta de La Tirana es famosa, entre otras cosas, por la colorida presencia de los conjuntos de “diabladas”: la forma que adquiere la danza de esos “diablos” en el Norte Grande de Chile es única en todos los Andes, con saltos y piruetas que sus contrapartes bolivianas y peruanas no ejecutan. La noche del 15 tiene lugar la vigilia del día de la Virgen, con grandes fogatas nocturnas en torno a las cuales se canta y se danza. El baile continúa a lo largo de todo el día 16, y para la mañana del 17 se inicia la despedida: comparsas y visitantes, al son de las “cacharpayas” (del quechua kacharpaya, “despedida”), vuelven a sus lugares de origen y a La Tirana, la pequeña y famosa villa perdida en medio de la Pampa del Tamarugal vuelve la calma de siempre. Una calma que, como dicen los locales, sólo durará “hasta el año”.


Fiesta de La Tirana, en Wikipedia.
La Fiesta de La Tirana, en Biografiadechile.cl.
Fiesta de La Tirana, en Viajeros.com.
La Tirana y el embrujo de su fiesta, en Iglesia.cl.
La Fiesta de La Tirana (interactivo), en La Tercera.
La Tirana, salud, fiesta e historia, en Nuestro.cl.


Imagen 01. La Tirana 01.
Imagen 02. Máscara en La Tirana 01.
Imagen 03. Máscara en La Tirana 02.
Imagen 04. Baile en La Tirana 01.
Imagen 05. Diablos en La Tirana 01.
Imagen 06. Diablos en La Tirana 02.
Imagen 07. Baile en La Tirana 02.
Imagen 08. Diablo en La Tirana.
Imagen 09. Baile en La Tirana 03.
Imagen 10. Iglesia de la Virgen de La Tirana.


Video 01. “Fiesta de La Tirana, una celebración alucinante”.
Video 02. Fiesta de La Tirana 2011 01.
Video 03. Fiesta de la Tirana 2011 02.
Video 04. Fiesta de La Tirana 2010: Diablada.
Video 05. Fiesta de La Tirana 2011 03.
Video 06. Fiesta de La Tirana. Video documental.
Video 07. Fiesta de La Tirana (año 1958).
Video 08. Bailes religiosos en La Tirana (2011).


Imagen A.


> Arriba    |    > Tradiciones    |    > Portada    |    > In English