Tierra de vientos. Revista digital de música andina. Cabecera
Historia de la música andina. Chile
    Tierra de vientos > Música > Historia | Número 07 (Sep.-Oct. 2011)
    Por Edgardo Civallero

Música andina en Chile


Música andina de Chile

Como ocurre con la música del resto de Sudamérica, el folklore sonoro chileno es fruto del mestizaje de varias culturas. Sobre un importante sustrato indígena se establecieron ritmos y estilos hispánicos, introducidos durante la época de la Conquista y la Colonia. En etapas posteriores se sumaron otros elementos procedentes, sobre todo, de Europa; a diferencia de lo que ocurrió con países vecinos (Perú, Bolivia), los aportes africanos fueron prácticamente inexistentes, debido a la poca cantidad de esclavos llevados a Chile.

En líneas generales, se considera como música estrictamente “andina” a aquella ejecutada en las regiones más septentrionales del país (el llamado “Norte Grande”): debido a las fuertes influencias que allí ejerció el Tawantinsuyu (el Imperio Inca), dicha zona se considera parte del área cultural denominada “Andes meridionales”. Sin embargo, y dada la innegable presencia de la cordillera en la geografía (y la cultura) chilena, puede considerarse como “andino” (en sentido laxo) al resto de su repertorio: el interpretado en el área central, de claro origen hispano, y el de la zona meridional, con notables influjos del pueblo Mapuche.


Música andina de Chile

En épocas prehispánicas, el llamado “Norte Grande” chileno (regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, y Antofagasta) estuvo habitado por los pueblos Aymara y Atacameño o Lickan Antay. El Norte Chico (regiones de Atacama y Coquimbo) fue el hogar del pueblo Diaguita. Hacia el sur se desplegaban los distintos grupos que conformaron el pueblo Mapuche: los Pikunche, los Mapuche en sentido estricto, y los Huilliche. En la isla de Chiloé, los Huilliche (allí conocidos como Cuncos) desarrollaron características propias. Los archipiélagos y fiordos del extremo meridional (incluyendo la Isla Grande de Tierra del Fuego) fueron el hogar de los pueblos Chono, Qawashqar o Alacaluf, Yagán o Yámana y Selk’nam u Ona.


Libro. “Música en la piedra: Música prehispánica y sus ecos en Chile actual”, en Museo Chileno de Arte Precolombino.
Libro. “La música en el arte precolombino”, en Museo Chileno de Arte Precolombino.
Chile prehispánico, en Wikipedia.
Pueblos originarios chilenos, en Wikipedia.
Aimara, en Wikipedia.
Atacameño, en Wikipedia.
Diaguita, en Wikipedia.
Mapuches, en Wikipedia.
Chono, en Wikipedia.
Alacalufes, en Wikipedia.
Yagán, en Wikipedia.
Selknam, en Wikipedia.
Libro. “Sonidos de América”, por José Pérez del Arce y Claudio Mercado. En Museo Chileno de Arte Precolombino.


Música andina de Chile

En el extremo norte de Chile, las características de la actual música folklórica delatan claramente la influencia de la cultura Aymara, dominante en la zona y en las regiones fronterizas (sur del Perú y altiplano boliviano). Allí, en el Norte Grande, se conjugan las tradiciones más antiguas con elementos mestizos modernos: todos los ritmos, desde los de origen prehispánico (sikuriadas, tarkeadas, huaynos) hasta los de raigambre hispana (cuecas, trotes, cachimbos) son ejecutados tanto por tropas indígenas de aerófonos tradicionales como por grupos mixtos de instrumentos modernos. Entre las primeras se cuentan los conjuntos de lakas, lakitas, phusas o sikus (zampoñas), los de lichiguayos y los de tarkas, acompañados únicamente por membranófonos como cajas, redoblantes y bombos. Los últimos incluyen, además, cordófonos como charangos, guitarras, arpas y bandolas, vientos como quenas, pinkillos y acordeones, y las ubicuas “bandas de cobre” (tubas, trombones, trompetas, saxos y clarinetes).

Entre las celebraciones más importantes de la región se cuentan las de la Virgen de La Tirana (Tarapacá) y la Virgen de Las Peñas (Arica y Parinacota). La presencia de “bailes” (cofradías o hermandades religiosas de danzantes y músicos) es un rasgo característico de esas celebraciones. Entre las cofradías destacan los “bailes chinos”, los “chunchos”, los “antawaras”, los “indios” o “pieles rojas”, los “gitanos”, los “callahuallas”, los “kullacas” y los sambos, morenadas y diabladas (muchas de ellas traídas de Bolivia). Las fiestas patronales de todos los pueblos de la región (en especial de los más pequeños y aislados) son el marco para el despliegue de las tradiciones más antiguas, como las sikuriadas o “sicuras” y la interpretación de lichiguayos.


Artículo. “Norte Grande de Chile”, en Museo Chileno de Arte Precolombino.
Artículo. “Geografía cultural de Chile - Norte grande”, en MemoriaChilena.cl.
Artículo. “La música en el norte de Chile”, en Revista Musical Chilena.
Bailes de la zona norte de Chile, en EducarChile.cl.
Fiesta de La Tirana, en Wikipedia.
Cachimbo (danza), en Wikipedia.


Imagen 01. “Diablo” en la Fiesta de la Virgen de La Tirana.
Imagen 02. Máscara de la “Diablada”, en la Fiesta de la Virgen de La Tirana.
Imagen 03. Máscara de la “Diablada”, en la Fiesta de la Virgen de La Tirana.
Imagen 04. Bailarines en la Fiesta de la Virgen de La Tirana.
Imagen 05. Banda de sikuris de Isluga.
Imagen 06. Sikuri de Isluga.


Video 01. Fiesta de San Andrés de Pachama (región de Arica y Parinacota).
Video 02. Sambos de Nuestra Señora del Carmen, con “banda de cobres”, en la Fiesta de la Virgen de La Tirana.
Video 03. Fiesta de Moquella (región de Tarapacá).
Video 04. Sikuris en Cariquima (región de Tarapacá).
Video 05. Tropa de lakitas en fiesta popular.
Video 06. Tropa de lakitas en la Fiesta de la Virgen de la Candelaria de Limaxiña (región de Tarapacá).
Video 07. “Lakitas Imperiales” en fiesta religiosa.


Una de las culturas más antiguas del Norte Grande es la Atacameña o Lickan Antay. Antaño una sociedad importante en la región, fue drásticamente reducida tras la conquista y la colonización española. Su lengua, el kunza, desapareció prácticamente por completo, y de sus expresiones musicales originales solo quedan algunos rasgos, refugiados en un puñado de ritos ancestrales que todavía hoy se siguen practicando en la zona. Entre ellos se cuentan el cauzúlor y el talátur, ceremonias agrícolas de “limpieza de canales” celebradas en Caspana y Peine respectivamente. En tales ceremonias se utilizan el putú o pututu (bocina de cuerno), el clarín atacameño (trompeta de caña) y el chorimori o chorromón (un idiófono de sacudimiento, formado por cencerros cosidos a una cinta de cuero). Además suelen emplearse, en otros contextos festivos, el bombo, la caja, la guitarra y el acordeón.


Artículo. “Pueblos originarios de Chile – Atacameño”. En Museo Chileno de Arte Precolombino.
Artículo. “Música atacameña”, en Profesoreenlinea.cl.
Artículo. “El folclor de Chile y sus tres grandes raíces – Atacameña”, en MemoriaChilena.cl.
Artículo. “Cultura atacameña”, en Udec.cl.
Texto del canto del talatur, en Agua.org.mx.


Video 08. Música de talátur.
Video 09 (baja calidad). Canto tradicional atacameño.


El Norte Chico fue territorio del pueblo Diaguita, del que apenas quedó rastro tras la llegada hispana. En la actualidad, la región es la cuna de una expresión cultural única, que poco a poco ha ido extendiendo su presencia hacia el norte: los llamados “bailes chinos”. Se trata de cofradías religiosas de danzantes que, al son de bombos y, mientras bailan, soplan unas enormes “flautas” (las “flautas de chinos”). Tales aerófonos son, en realidad, silbatos de madera que emiten un sonido vibrante y profundo. Suelen aparecer en las fiestas patronales, sobre todo en la Fiesta de Andacollo, el primer domingo de octubre.


Libro. “Diaguitas, pueblos del norte”. En Museo Chileno de Arte Precolombino.
Libro. “Con mi humilde devoción. Bailes chinos de Chile central”. En Museo Chileno de Arte Precolombino.
Artículo. “Fiesta religiosa de Andacollo”.


Imagen 07. Bailes chinos 01.
Imagen 08. Bailes chinos 02.
Imagen 09. Bailes chinos 03.
Imagen 10. Bailes chinos 04.


Video 10. Baile chino.
Video 11. Baile chino en Fiesta de Andacollo.
Video 12. Baile chino en Caleta Horcón.


En la actualidad, las expresiones sonoras del norte de Chile (herederas tanto de los pueblos originarios chilenos como del Tawantinsuyu o Imperio Inca, que ocupó la mitad norte del país a finales del siglo XV) exhiben numerosos rasgos musicales provenientes de las regiones vecinas, en especial de Bolivia. Es habitual, por ende, oír huaynos, cacharpayas y diabladas bolivianas tradicionales en los festejos nortinos.


Video 13 (baja calidad). Diablada en la Fiesta de La Tirana 2011.
Video 14. Diablada en la Fiesta de La Tirana 2006, con “banda de cobres”.


La zona central del país es el reino de la cueca, danza nacional chilena desde 1979 y uno de los ritmos más escuchados tanto en Chile como en el sur de Bolivia y el oeste de Argentina. En su interpretación intervienen guitarras, guitarrones chilenos, arpas, bombos, panderetas y el “tormento”, un idiófono que da un sabor particular a la cueca chilena. Asimismo, en esa región se ejecutan tonadas, sajuarianas y refalosas, además de repertorios tradicionales conocidos bajo el nombre genérico de “canto a lo poeta”: canciones de temática religiosa (“canto a lo divino”) y profana (“canto a lo humano”).


Cueca, en Wikipedia.
Tonada (en Chile), en Wikipedia.
Refalosa, en Wikipedia.


Imagen 11. Baile de cueca.
Imagen 12. Bailarines de cueca.


Video 15 (baja calidad). Cueca (con arpa y pandereta).
Video 16 (baja calidad). Cueca (con arpa y tormento).


Música andina de Chile

Más al sur, la Araucanía es el hogar del pueblo Mapuche. Su música incluye una serie de instrumentos de viento (las trompetas trutruka y ñolkin, los silbatos pifilka y piloilo, el cuerno kull kull, la flauta pinkullwe), de percusión (el timbal kultrun, el tamboril caquekultrun, las sonajas kaskawilla, las maracas wada) y de cuerda (el arco musical kinkulkawe y el arpa de boca trompe). La música tradicional Mapuche es principalmente religiosa, y se interpreta en ceremonias como el Ngillatun o el Camaruco. En tales ocasiones se entonan los cantos llamados tayül (tahiel, taiel), equivalentes a rogativas, alabanzas y agradecimientos a los espíritus divinos y a los antepasados. No obstante, dentro del repertorio sonoro Mapuche existen también otros tipos de canciones, como pueden ser composiciones amorosas, canciones históricas o de descripción de paisajes, etc.


Tesis. “La música Mapuche”, por Ramón Cayumil Calfiqueo.
Cultrún, en Wikipedia.
Cascahuilla, en Wikipedia.
Trutruca, en Wikipedia.
Trompe, en Wikipedia.
Guillatún, en Wikipedia.
Taiel, en Wikipedia.
Selección de discografía Mapuche para descarga [Taringa.net].


Imagen 12. Instrumentos Mapuche.
Imagen 13. Kultrún 01.
Imagen 14. Kultrún 02.
Imagen 15. Trutruka 01.
Imagen 16. Trutruka 02.
Imagen 17. Trutruka 03.
Imagen 18. Pifilkas 01.
Imagen 19. Pifilkas 02.
Imagen 20. Kull kull 01.
Imagen 21. Kull kull 02.
Imagen 22. Trompe 01.
Imagen 23. Trompe 02.


Video 17. Música Mapuche, por Grupo Araucanto 01.
Video 18. Música Mapuche, por Grupo Araucanto 02.
Video 19. Música y cantos Mapuche (grabación etnográfica).


La isla de Chiloé tiene un folklore particular, mezcla de estilos Huilliches/Cuncos y castellanos. En la actualidad, los ritmos más tradicionales son la pericona (derivada del pericón colonial), la nave, la trastasera, el chocolate, la sirilla, la cueca chilota, la refalosa y el cielito. Los instrumentos más empleados son la guitarra, el bombo chilote (con caja de latón), el violín, el acordeón y el pandero, aunque el más particular es sin duda el rabel chilote.

Del extremo meridional de Chile se conservan registros etnográficos de cantos de los pueblos originarios (Qawásqar, Yagán, Selk’nam), acompañados únicamente por palmas y algunos bastones. La práctica totalidad de esas sociedades indígenas fue exterminada entre los siglos XVIII y XX; sin embargo, en la actualidad algunos descendientes mestizos del pueblo Qawásqar han comenzado a recuperar sus tradiciones más antiguas, incluyendo el uso de su lengua originaria y sus canciones.


Música chilota, en MusicaPopular.cl.
Música de la zona sur de Chile, en Udec.cl.
Canto kawésqar, en Ser indígena.
Artículo. “La música alacalufe: aculturación y cambio estilístico”, por María Ester Grebe. En Universidad de Chile.


Imagen 24. Rabel chilote.
Imagen 25. Bailes chilotes.


Canciones. “Amerindian Music of Chile”. Ejemplos de música Qawashqar (pistas 107-109).


En los años 30’ surgió un movimiento de rescate y difusión de las tradiciones folklóricas chilenas, encabezado por el grupo Los Cuatro Huasos (1927-1956), y continuado por conjuntos como Los de Ramón, Los Huasos Quincheros y Los Perlas, y por figuras tan destacadas como Violeta Parra. Al mismo tiempo, profesionales y docentes como Raúl de Ramón, Luis Aguirre Pinto, Gabriela Pizarro y Margot Loyola (investigadora, colaboradora y compañera de Violeta Parra, y profesora de figuras como Silvia Urbina) recopilaron la música autóctona: aún hoy, sus colecciones siguen siendo consideradas como fondos documentales de inestimable valor antropológico y etnográfico.


Los Cuatro Huasos, en Wikipedia.
Los Huasos Quincheros, en Wikipedia.
Margot Loyola, en Wikipedia.
Violeta Parra, en Wikipedia.
Silvia Urbina, en Wikipedia.


Música andina de Chile

En los años 60’ inició su andadura la llamada “Nueva Canción”, una corriente que fusionó la música folclórica chilena con elementos hispanoamericanos y letras de denuncia social y compromiso político. Sus impulsores fueron Violeta Parra, Margot Loyola, Gabriela Pizarro y Héctor Pávez, los cuales hallaron una rápida adhesión en otros artistas, como Ángel e Isabel Parra, Rolando Alarcón, Patricio Manns, Víctor Jara, Luis Advis y Osvaldo Torres, y en grupos tan célebres como Inti-Illimani y Quilapayún.


Nueva Canción Chilena, en Wikipedia.
Víctor Jara, en Wikipedia.
Luis Advis, en Wikipedia.
Osvaldo Torres, en Wikipedia.
Gabriela Pizarro, en Wikipedia.


Video 20. “Te recuerdo, Amanda”, por Víctor Jara.
Video 21. “Cantata Santa María de Iquique”, de Luis Advis, por Quilapayún.
Video 22. “El quirquincho”, por Osvaldo Torres.


En ese contexto de la Nueva Canción, entre mediados de la década de los 60’ y el golpe de estado pinochetista de 1973, aparecieron formaciones que cultivaron la música nortina (la “andina” por excelencia): Curacas, Kamac Pacha Inti, Kollahuara, Altiplano, Wankara y el Conjunto Folklórico de la Universidad del Norte. Otras agrupaciones se concentraron en la fusión de la música folklórica con estilos modernos como el rock y el jazz: Ortiga, Congreso, Los Jaivas, Huara, Aparcoa, Quelentaro y Santiago del Nuevo Extremo. Grupos como Barroco Andino emplearon instrumentos andinos para la interpretación de música clásica. Y, finalmente, destacaron un puñado de conjuntos dedicados exclusivamente al folklore tradicional chileno, como Cuncumén, o Chamal; este último recogería e interpretaría la música (hasta entonces bastante desconocida) de la isla de Chiloé.


Artículo. “Música y clandestinidad en dictadura”, por Laura Jordán. En Revista musical chilena.
Curacas, en MusicaPopular.cl.
Kamac Pacha Inti, en MusicaPopular.cl.
Kollahuara, en MusicaPopular.cl.
Altiplano, en MusicaPopular.cl.
Ortiga, en MusicaPopular.cl.
Congreso, en MusicaPopular.cl.
Quelentaro, en MusicaPopular.cl.
Santiago del Nuevo Extremo, en MusicaPopular.cl.
Barroco Andino, en MusicaPopular.cl.
Cuncumén, en MusicaPopular.cl.
Chamal, en MusicaPopular.cl.


Video 23. “De terciopelo negro”, por Curacas.
Video 24. “La flor de papa”, por Kamac Pacha Inti.
Video 25. “La cacharpaya (del olvido)”, por Kollahuara.
Video 26. “Puma pungo”, por Altiplano.
Video 27. “Romaria”, por Ortiga.
Video 28. “Hijo del sol luminoso”, por Congreso (en directo).
Video 29. “En el vientre de tu madre”, por Quelentaro.
Video 30. “Simplemente”, por Santiago del Nuevo Extremo.
Video 31. “Música maravillosa”, por Barroco Andino.
Video 32. “De mirarte y no mirarte”, por Cuncumén.
Video 33. “Tic tac”, por Chamal.


En los 80’ nacieron grupos que continuaron la exploración de las formas musicales más tradicionales (Arak Pacha, Markamaru) o abordaron su trabajo desde perspectivas modernas (Bordemar, Guamary, Punahue). Desde entonces se han creado numerosas agrupaciones dedicadas a la recuperación y renovación de la música chilena, como Intipacha (Copiapó) o el grupo Chuccuruma (Arica). Al mismo tiempo, son incontables los conjuntos “anónimos” que, a lo largo y ancho de la geografía de Chile, perpetúan los sonidos, ritmos y pasos de danza interpretados a través de las generaciones: comparsas, bailes, bandas estudiantiles, peñas y grupos. Gracias a ellas, un enorme y variado patrimonio intangible continúa vivo y late en cada oportunidad que se presente.


Banda Bordemar, en Wikipedia.
Punahue, en Wikipedia.
Arak Pacha, en Wikipedia.


Video 34. “Quemchi”, por Bordemar (en directo).
Video 35. “Tierra adentro”, por Guamary (en directo).
Video 36. “El despertar del salitre”, por Punahue (en directo).
Video 37. “Lluvia sobre Timanchaca”, por Arak Pacha (en directo).
Video 38. “América”, por Markamaru.


Imagen A | Imagen B | Imagen C | Imagen D | Imagen E

> Arriba    |    > Música    |    > Portada    |    > In English