Tierra de vientos. Revista digital de música andina. Cabecera
Fiesta andina música andina
Tierra de vientos > Tradiciones > Fiesta | Número 06 (Jul.-Ago. 2011)
Por Edgardo Civallero

El Carnaval de Negros y Blancos

El Carnaval de Negros y Blancos
El Carnaval de Negros y Blancos en San Juan de Pasto es una de las mayores celebraciones del sur de los Andes colombianos. Originaria de la capital del departamento de Nariño, ha ido ganando seguidores con el tiempo y se ha extendido a otros municipios nariñenses y del suroccidente colombiano. Se celebra anualmente, a principios de enero, y fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en 2009.
Históricamente, la localidad de Pasto ha sido encrucijada y lugar de encuentro de numerosos pueblos y esta celebración es un ejemplo cultural que representa las distintas influencias recibidas a lo largo de los siglos: nativa, española y africana.
Es probable que el origen de esta fiesta se encuentre en los ritos que los pueblos originarios de Pasto y Quillacinga realizaban en honor del sol y la luna durante las épocas de la siembra y la cosecha. Con el correr del tiempo, fueron incorporándose nuevos elementos procedentes de las festividades de los colonos españoles así como de las tradiciones de los esclavos africanos que consolidaron lo que actualmente se conoce como el Carnaval de Negros y Blancos de Pasto. Hoy por hoy, el Carnaval es considerado un símbolo de la igualdad e integra a todos los ciudadanos celebrando la diversidad cultural y étnica de los mismos, sin embargo, a principios del siglo XIX, las autoridades coloniales decidieron prohibirlo temiendo posibles revueltas de las naciones originarias. Alrededor del año 1834 reaparecieron los “festejos de indios, mestizos y blancos” enmarcados en celebraciones religiosas como las de la Virgen de las Mercedes (24 de septiembre) y la de la Inmaculada Concepción de María (8 de diciembre), y se convertirían en parte del actual Carnaval.
El componente “negro” se remonta al llamado “juego de negritos”, celebrado durante la Colonia la víspera del día de Reyes (5 de enero), principalmente por blancos y mestizos dado que por aquel entonces había pocos esclavos africanos en la región de Pasto. El origen de estos juegos se encuentra en el día de “asueto de negros” otorgado por la Corona en 1607, tras una rebelión de esclavos en Remedios (departamento de Antioquía) que puso en jaque a las autoridades españolas. La población negra de Popayán, aprovechándose de su temor, amenazó con otra revuelta si no se les concedía al menos un día libre al año. Obtuvieron el 5 de diciembre, y ese día salieron a las calles bailando y cantando ritmos africanos al son de tamboras y marimbas, y colorearon las paredes de la ciudad de negro con carbón. Esta celebración se extendió hacia el sur y arraigó con fuerza en Pasto, donde se cuenta que habría sido llevada por la familia Ayerbe a mediados de 1880. A finales de siglo la fiesta ya contaba con la presencia de las tradicionales máscaras y los disfraces propios de cualquier carnaval.
El Carnaval de Negros y Blancos tal y como se conoce data de la década de 1920 cuando fueron incorporadas las carrozas, las comparsas y las murgas.
La fiesta comprende cuatro etapas bien diferenciadas, una por cada día que dura la celebración: el Carnavalito, la llegada de la familia Castañeda, el día de los Negros y el día de los Blancos con su Desfile Magno.
El día 3 de enero las actividades de pre-Carnaval se continúan con el Carnavalito, una réplica infantil del día de los Blancos que ha terminado convirtiéndose en un evento con fuerza propia. Se presentan pequeñas carrozas, se exhiben imaginativos disfraces y se forman comparsas y grupos de baile.
El Carnaval comienza oficialmente el día 4 de enero con un desfile que conmemora la llegada de la familia Castañeda a Pasto. De acuerdo a algunos, los Castañeda podrían ser una caricatura de la familia Ayerbe, pero otros sostienen que se trataría de una familia extensa procedente del Oriente que estaba de paso o se asentó en Pasto a comienzos del siglo XX (supuestamente estos viajeros, cargados de equipaje y provisiones, se toparon con un desfile de jinetes, quienes los ubicaron en el medio del mismo. Poco después, estos inesperados visitantes recibían los saludos de miles de personas en las calles de la capital de Nariño y eran bienvenidos con el grito ¡Viva la familia Castañeda!). En el Carnaval actual, la familia Castañeda está representada por un estrafalario grupo que incluye a una extravagante abuela, una joven novia en avanzado estado de gestación y unos niños muy traviesos. La familia se desplaza con montañas de equipaje, colchones, y un completo equipamiento de menaje. No falta en este desfile, como compañía, una comparsa de mujeres de vida alegre y un cura borracho.
El 5 de enero es el día de los Negros y se conmemora la revuelta de los esclavos que posibilitó el mencionado “asueto”. Los habitantes de Pasto y los numerosos turistas que se han acercado esos días a la ciudad celebran en las calles como en su día lo hicieron los esclavos negros y se pintan entre ellos con cremas o betún además de embadurnar de negro las paredes de los edificios. Se tocan tamboras y marimbas, se interpretan currulaos (un ritmo de la costa Pacífica, supuestamente de ascendencia negra), y se baila al son de bandas comerciales, en una velada de total desenfreno.
Al día siguiente, el 6 de enero, se festeja el día de los Blancos y tiene lugar el “Desfile Magno”. Esta vez los vecinos se pintan de blanco con talco y repiten las escenas vividas durante la jornada anterior. Hay verbenas populares, en las cuales puede escucharse un puñado de canciones tradicionales muy típicas de esas fiestas (los bambucos “La guaneña” y “Chambú”, varios sones sureños, o temas llenos de ritmo como el “Trompo sarandengue” o “Sandoná”). El Desfile Magno, de varios kilómetros de longitud, avanza bajo una lluvia de confetis y serpentinas, e incluye entre sus filas a disfrazados, comparsas a pie (que suelen llevar zampoñas, quenas y flautas), murgas, mini-carrozas y carrozas.
Toda la fiesta está presidida por un personaje llamado “Pericles Carnaval”, una especie de máxima autoridad encargado de dar la bienvenida a la familia Castañeda y de anunciar a la multitud su mandato y ordenarles que se diviertan. Además, durante los días de la celebración se elaboran y degustan platos típicos como el locro, el hervido y los dulces de la región, entre ellos el “helado de paila”.
El Carnaval de Negros y Blancos es famoso en toda Colombia, y es reconocido en el resto de América Latina: tanto, que el grupo chileno Illapu le dedicó una canción instrumental, “Comparsa en Negro y Blanco” (incluida en “Vivir es mucho más”, 2006), inspirada en sus propias vivencias.

Imagen.

Carnaval de Negros y Blancos, en Wikipedia.
Murgas en Carnaval de Negros y Blancos de Pasto, en Wikipedia.
Carnaval de Negros y Blancos. Página oficial.
Carnaval de Negros y Blancos, en Vivencia Andina.
La guaneña, en Wikipedia.

Foto 01. Intérpretes de zampoñas.
Foto 02. Talco en Carnaval de Negros y Blancos.
Foto 03. Carroza 01.
Foto 04. Carroza 02.
Foto 05. Carroza 03.
Foto 06. Carroza 04.

Canción 01. “Comparsa en negro y blanco”, por Illapu [Illapu.narod.ru].

Video 01. Carnaval de Negros y Blancos, video promocional de la UNESCO.
Video 02. Carnaval de Negros y Blancos.
Video 03. Carnaval de Negros y Blancos 2011, comercial RPA Sur.
Video 04. Carnaval de Negros y Blancos 2012, video de promoción.