Tierra de vientos. Revista digital de música andina. Cabecera
Instrumentos andinos música andina
Tierra de vientos > Instrumentos > Instrumento | Número 05 (May.-Jun. 2011)
Por Edgardo Civallero

arpa peruana instrumentos andinos
El arpa peruana

El arpa es un cordófono de marco que entró en América Latina de la mano de los conquistadores españoles y vivió su mejor momento durante el periodo colonial, cuando se la usó para amenizar los bailes de salón de la sociedad criolla. En la actualidad tiene una gran difusión en ciertas regiones de América Central, en Venezuela y en Paraguay. En los Andes, su uso está muy extendido en Perú y, con menor intensidad, en Ecuador, Bolivia y el centro de Chile. Por lo general, el arpa sudamericana es más grande que el arpa céltica y más pequeña que el arpa clásica. Y, dentro de los modelos americanos, las arpas andinas suelen ser mucho más anchas que las usadas en las tierras bajas (Paraguay, Venezuela, México).
La estructura general del arpa andina se basa en su enorme caja de resonancia, construida con madera de distintos tipos, pero también con calabazas enormes o con caparazones de walakatus o armadillos gigantes. Sobre ella se asienta un marco triangular, en el cual se tensan de 32 a 38 cuerdas mediante clavijas metálicas o rústicos tacos de madera. La caja de resonancia lleva dos o tres patas que permiten apoyar el instrumento, y entre dos y seis “bocas” u orificios circulares que se abren en la tapa. El modelo empleado actualmente por los músicos populares y tradicionales (en Sudamérica en general, y en los Andes en particular) se ajusta al que entró desde Europa en el siglo XVI: un instrumento sin pedales (inventados en 1720), diatónico y con cuerdas de tripa y/o metal, aunque en los últimos tiempos también se empleen las de nylon (sobre todo de hilo de pescar).

El arpa peruana (la variedad más extendida en la región andina, como queda dicho) posee numerosas versiones regionales, que se diferencian en su forma: la de Lucanas (Ayacucho) es de líneas más redondas; la de Huancayo es más ancha; la de Cusco es la más grande y puede tener hasta 8 huecos en la tapa; y el arpa “domingacha” (también del Cusco) es la más pequeña.
Los intérpretes apoyan el instrumento sobre sus patas, o lo recuestan en el suelo, aunque también pueden atárselo al hombro con un sistema de fajas, para así llevarlo colgando. Este sistema es muy útil cuando las arpas deben ejecutarse en procesiones o bailes.
Por lo general, el arpa suele utilizarse como un elemento de acompañamiento: el arpista utiliza su mano izquierda para hacer sonar las cuerdas más graves, reforzando a veces su sonido con las cuerdas agudas, pulsadas (y a veces rasgueadas) con la mano derecha. Generalmente las cuerdas se hacen sonar con las uñas naturales, aunque algunos ejecutantes usen plectros o incluso uñas postizas de metal.
Las antiguas cuerdas de tripa siguen empleándose en Huancayo, Huancavelica y Huamanga: su hermoso sonido es indispensable para la interpretación de huaylarsh y chonguinadas. En muchas otras regiones de los Andes, ese material se emplea únicamente para las cuerdas más gruesas (sonidos graves), mientras que las más finas (sonidos más agudos) son metálicas. Sin embargo, en los últimos tiempos se han ido introduciendo las cuerdas de nylon de distintos grosores, más baratas aunque de peor sonido. En el Cusco suelen usarse cuerdas de hilo de pescar, que generan un sonido seco, sordo, opaco y percusivo. A pesar de tan baja calidad (reforzada por la mala madera empleada en la construcción de las cajas de resonancia), ese es el sonido que caracteriza al arpa cusqueña en la actualidad.

El instrumento suele interpretarse solo, en dúos (arpa y violín) o dentro de pequeños conjuntos y de grandes orquestas. Los dúos se ven, sobre todo, en la “Danza de las Tijeras” de los departamentos de Huancavelica y Ayacucho: en estas expresiones musicales, las arpas proporcionan la base rítmica necesaria para los violines y los danzantes. Por último, participan en pequeños conjuntos campesinos (junto a mandolinas y/o violines), en las grandes orquestas huancaínas (que llevan numerosos instrumentos de viento, como saxos, trompetas y clarinetes) y en los casi desaparecidos “orquestines” cusqueños (grupos de mandolinas, violines, acordeón, quenas y percusión). Además, los modernos grupos de huayno citadinos suelen incluir el arpa entre sus instrumentos, junto a bajos, teclados y baterías electrónicas.
El arpa puede verse en fiestas patronales, religiosas, rituales y privadas, interpretando todo tipo de ritmos, pero especialmente huaynos y huaylarsh. En Perú es ubicua: aparece, por ejemplo, en la Navidad de Querco (provincia Huaytará, departamento Huancavelica), en la Fiesta del Agua de Puquio (provincia Lucanas, departamento Ayacucho), en las Fiesta de la Virgen del Carmen de Paucartambo, en el festival del Qoyllur Rit’i, o en cualquier competencia de danza de tijeras (Huancavelica, Ayacucho).

Imagen.

El arpa andina, en Amigos de villa.
Arpa peruana.
El orquestín cusqueño.
Canal de YouTube “El arcángel del arpa”, con lecciones de interpretación en distintos estilos.

Imagen 01. Arpa andina.
Imagen 02. Conjunto de cuerdas andinas, incluyendo arpa.
Imagen 03. Arpa en banda de cobres.
Imagen 04. Violín y arpa (llevada a cuestas).
Imagen 05. Arpa andina.
Imagen 06. Arpa cusqueña.

Video 01. “Adiós, pueblo de Ayacucho”, por Otoniel Ccayanchira.
Video 02. “Carnaval huamanguino”, por Otoniel Ccayanchira.
Video 03. Ejemplo de arpa cusqueña en conjunto “moderno”. Máximo Apaza Jr.
Video 04. “Solteracha”, Daniel Zamalloa y los Melódicos del Cuzco (video grabado en una auténtica chichería cusqueña).
Video 05. “Valicha”, por Florencio Coronado.
Video 06. Arpista callejero en Ollantaytambo.
Video 07. “Esperanza de muchos”, por Lucerito del amor. Ejemplo de arpa en conjunto “moderno”.
Video 08. Música de Huamalíes, sur de Perú, por conjunto “Lirios de Llata”.
Video 09 (baja calidad). Violín y arpa (colgada del intérprete).
Video 10. “Expreso Puquio”, por Manuelcha Prado, con arpa y violín.
Video 11. Danza de las tijeras 01.
Video 12. Danza de las tijeras 02.