Tierra de vientos. Revista digital de música andina. Cabecera
Instrumentos andinos música andina
Tierra de vientos > Instrumentos > Instrumento | Número 04 (Mar.-Abr. 2011)
Por Edgardo Civallero

erque erke corneta caña chapaca instrumentos andinos
El erque

El erque (erke), corneta o caña es una trompeta travesera gigante, cuyo uso se extiende desde el noroeste de Argentina al centro de Bolivia, y que encuentra cierto paralelismo en otras trompetas (no traveseras) como la trutruka Mapuche, el tira tira potosino, el pampa clarín de Cajamarca o el wakar’hanti o trompeta de izozos de los Avá-Chiriwano.
Se trata de un tubo de caña de entre 3 y 6 mts. de largo al que se han eliminado todos sus tabiques naturales, bien abriendo la caña longitudinalmente y limpiando el interior de ambas mitades, bien realizando orificios cuadrangulares cerca de cada nudo para quitarlos desde el exterior. Una vez limpio el tubo, se pegan las dos mitades (o se sellan con cera los orificios realizados) y se refuerzan con una estructura de listones de la misma caña asegurados con ataduras de tendones (o tiras de goma de llanta de automóvil). En los modelos más antiguos, el tubo iba embutido en una tripa fresca que, al secarse, sellaba cualquier posible escape de aire.
En el extremo distal de ese tubo de caña se inserta un pabellón, que puede ser de cuero seco (la piel de una cola de vaca, moldeada mediante arena húmeda y calor para darle forma de embudo), de asta o de calabaza. En el extremo proximal, en un lateral, se abre una embocadura, por donde el intérprete sopla usando la técnica de la trompeta. Por lo general, dicha abertura tiene el tamaño de la falange del dedo pulgar del constructor (que suele ser el que ejecuta el instrumento).
Para ejecutarlo, el instrumento se alza por el lado de la embocadura, apuntando el pabellón hacia arriba. Como todas las trompetas naturales, el erque puede producir las notas de la escala de armónicos naturales, aunque solo los intérpretes eximios pueden lograr extraer más de 4 ó 5 notas claramente diferenciadas. El sonido es un bramido ronco y muy potente, y su producción necesita de cierto grado de destreza y de una buena forma física (especialmente en el altiplano, donde el oxígeno escasea).
En Argentina, el erque o corneta se usa en el noroeste del país: en la Quebrada de Humahuaca, en las áreas de pre-puna y puna (en donde se lo llama “caña”) y en algunos pueblos de los Valles Calchaquíes. En Bolivia, se emplea sobre todo en la región de Tarija (en donde se lo conoce como “caña chapaca”). Su uso es de carácter ceremonial: acompaña procesiones religiosas (localmente denominadas “misachicos”) y danzas en honor a vírgenes o santos (p.e. los bailes de los danzarines chunchos durante la fiesta de San Roque, en Bolivia). En determinadas fiestas pueden juntarse veinte o treinta “cañeros” o “corneteros” que ejecutan sus trompetas a la vez, brindando un espectáculo único.
La interpretación de este instrumento está tradicionalmente limitada a un periodo de tiempo determinado: entre Domingo de Pascua y el Día de Todos los Santos. Se dice que su empleo en otro momento del año provoca tormentas y granizo.
Los nuevos tiempos han traído consigo innovaciones en la construcción de los erques. En general se los fabrica de tubo plástico, y divididos en tres piezas, para simplificar su transporte. Pero también se fabrican cornetas metálicas (con pabellones de hojalata y tubos eléctricos) e incluso erques hechos con mangueras, que se enrollan en el hombro.

Imagen.

Erque, en Wikipedia.

Video 01. Erque y caja.
Video 02. Erque en contexto tradicional.
Video 03. Danzantes chunchos en la Fiesta de San Roque, con caña chapaca.
Video 04. Cañas chapacas en Tarija.