Tierra de vientos. Revista digital de música andina. Cabecera
Leyenda andina música andina
Tierra de vientos > Tradiciones > Leyenda | Número 03 (Ene.-Feb. 2011)
Por Edgardo Civallero

Taita Imbabura y Mama Cotacachi

Imbabura y Cotacachi
Con sus 4.600 mts., el volcán Imbabura domina parte del horizonte de la región de Ibarra y Otavalo (provincia de Imbabura). Frente a él, en la lejanía, se encuentra el volcán nevado Cotacachi, con más de 4.900 mts.
Ambos son cerros sagrados para las comunidades indígenas de la zona. El Imbabura es el protector masculino, y por eso lo llaman “taita” (padre) e incluso le han puesto un nombre: Manuel. El Cotacachi, por su parte, es la sagrada protectora femenina y se llama María Isabel.
Como no podía ser de otra forma, las leyendas hablan de los amores de Taita Manuel Imbabura y Mama María Isabel Cotacachi.
Cuentan en la comunidad la historia del cerro Imbabura y del cerro Cotacachi. El Imbabura, grande e imponente, era considerado por todos los habitantes de la Pachamama como un padre sabio, y como tal, se levantaba todas las mañanas para vigilar a que cada uno cumpliese con su función. Taita Imbabura, así le decían, cuidaba para que el río llevase sus aguas en la justa dirección, ni muy rápido, ni demasiado lento, y controlaba a que el viento no perdiera mucho tiempo al pararse a hablar con los árboles de la montaña, y veía si todo hombre y mujer cumpliese con sus deberes, como la siembra, la cría de los animales, la familia. Por respeto a su sabiduría, y también un poco por miedo a alguna punición que el volcán podía darles, todos realizaban así los trabajos correspondientes.
No pocas veces, por faltas a las tareas, Imbabura le había mandado heladas o cosas parecidas. Mucho trabajo entonces tenia el alto cerro, que casi no tenia tiempo libre para si mismo. Pero un día como muchos otros, decidió de declarar su amor hacia Cotacachi, la única y linda montaña que siempre había amado, desde cuando los dos eran pequeños montecitos sin mucha experiencia, y ya jugaban juntos.
Ese día soleado de agosto, mientras el aire levantaba el olor de la tierra recién roturada, fue cuando el Imbabura se presentó delante de su amado cerro con una masita de flores de campo, y después de haberle revelado cuan grande era su sentimiento, le comunicó el deseo de casarse con ella. Al oír estas palabras, un poco sorprendida pero también contenta, Cotacachi, haciendo un poco temblar sus quebradas por la emoción, contesto que ella también estaba enamorada y que habría sido feliz de ser su esposa. Desde aquel día, cada vez que los dos volcanes se visitaban, se dejaban el uno a la otra un poquito de nieve de sus cumbres.
Después de poco tiempo del matrimonio, las dos montañas se unieron y de esa unión nació el monte Yanaurcu [“cerro negro”]. Con el pasar de los años el Imbabura, ya un poco anciano y con muchos años de trabajo a cuesta de sus espaldas rocosas, empezó a sufrir de fuertes dolores de cabeza, que a veces duraban por días y días. Por eso su cumbre se cubría de nubes. No obstante eso, del matrimonio de taita Imbabura y mama Cotacachi, se esparció por todos los valles alrededor, un sano aire de amor y confianza. Se dice que el viento que al anochecer se levanta hasta las comunidades mas altas, son los besos de buena noche que las dos montañas enamoradas se envían con un soplo.
No es la primera vez que los cerros son emparejados: el Chimborazo y el Tungurahua, también en Ecuador, tuvieron amores, y su hijo es el Guagua Pichincha, volcán que domina la ciudad de Quito. Se dice que cada vez que el niño (guagua) “llora”, su madre (el volcán Tungurahua) le responde.
Imbabura y Cotacachi controlan las lagunas que están a su alrededor, y los indígenas realizan ofrendas en su honor para pedirles buenas cosechas. Cuentan que Taita Imbabura adora caminar, y que los espíritus sensibles pueden notar su presencia cuando, disfrazado de hombre indígena, pasea por el mercado de Otavalo. Los pocos que lo han visto sin disfraz dicen que es un anciano majestuoso, de cabellos blancos y piel clara, y que se apoya en una vara de tocte con la que realiza prodigios. Y las malas lenguas susurran que los niños albinos son hijos del Taita, que embarazó a sus madres cuando se las encontró en algún paraje perdido, durante alguna de sus caminatas.

Imagen.

Imbabura (volcán), en Wikipedia.
Volcán Cotacachi, en Wikipedia.

El volcán enamorado y otras historias: cuentos del pueblo kichwa de Ecuador.
Leyendas, en Otavalo.net.
Leyendas del Imbabura, en RedEscolar.
Leyendas de Ibarra: Taita Imbabura.

Foto Imbabura 01.
Foto Imbabura 02.
Foto Imbabura 03.
Foto Cotacachi 01.
Foto Cotacachi 02.
Foto Cotacachi 03.