Tierra de vientos. Revista digital de música andina. Cabecera
Geografía andina música andina
Tierra de vientos > La tierra > Geografía | Número 03 (Ene.-Feb. 2011)
Por Edgardo Civallero

Los Andes ecuatorianos

Los Andes ecuatorianos
    Imbabura llaqtamanta llamushka, mashikuna.
    Tantanakushpa takishun.
    May karu llaqtapi kashpapash
    Quiquinta mana kunkanchiqchu
    Ñuca llaqta, Peguche


    [He llegado de Imbabura, compañeros.
    Reuniéndonos, cantemos.
    Y en cualquier tierra lejana que estemos
    No olvidemos la propia.
    Mi tierra, Peguche]

    Quichua Mashis. “Peguche”. Del álbum “Wiñaypa”
Con una altura media de 4.000 mts., la Sierra –nombre empleado en Ecuador para designar a la cordillera de los Andes- es uno de los rasgos geográficos dominantes en un país con una superficie relativamente pequeña en comparación con la de sus vecinos. Se ubica entre los macizos llamados “nudo de los Pastos” al norte y “nudo de Loja” al sur, cruzando once provincias y extendiéndose en una franja de 600 kms. de largo y 100-120 de ancho.
Pertenece a los llamados Andes tropicales, la sección de la cadena montañosa que se extiende desde Ecuador a Venezuela. Se trata de la región más rica en biodiversidad de la cordillera, con unas 45.000 especies vegetales y unas 6.000 animales. Además, en territorio ecuatoriano se despliega parte de la denominada Zona Volcánica Norte, un rasgo que se aprecia claramente en la llamada “Avenida de los Volcanes”.
Al igual que en los países vecinos (Colombia, Perú), la Sierra separa la costa de la zona del Oriente, ocupada por la selva amazónica.

[Imagen 01] [Imagen 02] [Imagen 03] [Imagen 04]

Imagen.
Geografía de Ecuador, en Wikipedia.
Región interandina de Ecuador, en Wikipedia.


Los Andes están divididos en dos ramas: la Cordillera Oriental (o Real, o de Quito) y la Occidental. La primera es más alta, más ancha y volcánicamente más activa que la segunda. Ésta es más baja (aunque incluye al volcán Chimborazo, la cima más alta del país) y está cortada por numerosos ríos.
Entre ambas cadenas se extiende la depresión central, una meseta interandina de 60-70 kms. de ancho en la cual se alzan macizos montañosos transversales, conocidos como “nudos”. El más alto, el “nudo de Azuay”, divide a la Sierra en una sección norte de vulcanismo reciente y una sur, de vulcanismo antiguo y altamente erosionada.
En los Andes ecuatorianos se sitúan un puñado de picos que superan los 5.000 mts. de altura, como el Chimborazo (6.310 mts.), el Altar (5.320 mts.), y el Illiniza (5.248 mts.). Muchos de ellos, además, son volcanes: el Antisana (5.753 mts.), el Cotopaxi (5.897 mts.), el Cayambe (5.790 mts.), el Sangay (5.230 mts.), y el Tungurahua (5.023 mts.). Algunos aún están en actividad: de hecho, la última erupción del Tungurahua ocurrió en 2010.

Foto 01. Chimborazo.
Foto 02. Illiniza.
Foto 03. Antisana.
Foto 04. Cotopaxi.
Foto 05. Cayambe.
Foto 06. Sangay.
Foto 07. Tungurahua.


Las cumbres andinas ecuatorianas dominan el horizonte de algunas de las principales ciudades del país, como Quito, Riobamba o Ibarra. Además de ser un verdadero espectáculo para los montañistas y los turistas que visitan sus alrededores, componen un elemento central en la mitología y la cosmología de los pueblos originarios de la región, que consideran a los cerros como “padres” y “madres”, entidades protectoras que velan por el bien de sus hijos. Muchas leyendas incluso llegan a emparejar a las montañas, como es el caso del Imbabura y el Cotacachi.

Chimborazo (volcán), en Wikipedia.
El Altar (volcán), en Wikipedia.
Illiniza, en Wikipedia.
Antisana, en Wikipedia.
Cotopaxi (volcán), en Wikipedia.
Cayambe (volcán), en Wikipedia.
Sangay, en Wikipedia.
Tungurahua (volcán), en Wikipedia.


Cerros como el Cotopaxi, el Illiniza o el Sangay se encuentran enmarcados dentro de espacios protegidos o parques nacionales, debido a la riqueza ecológica que los rodea y que se ve amenazada por la acción del hombre. Al encontrarse en el cinturón tropical, los Andes ecuatorianos albergan, en sus valles, zonas de bosques de queñua (Polylepis sp.) o retazos de bosques lluviosos compuestos por ejemplares de mullón, cedrillo, sara, orquídeas, bromelias y musgos, y por pastizales de kikuyo. Viven en ellos el tapir o danta, el oso de anteojos y un buen número de aves. Por otro lado, las cumbres y laderas suelen estar ocupadas por páramos en donde pastan los camélidos (vicuñas, llamas, alpacas), y en donde moran los venados y el puma entre los característicos frailejones.

Foto 01. Bosque tropical Ecuador.
Foto 02. Páramo andino con frailejones.

Queñua (Polylepis), en Wikipedia.
Danta (Tapirus), en Wikipedia.
Oso de anteojos, en Wikipedia.
Puma, en Wikipedia.
Venado del páramo (Mazama), en Wikipedia.
Cedrillo (Brunellia), en Wikipedia.


La vasta cara rocosa de la Sierra está adornada por una multitud de espejos de agua, en su mayoría de origen volcánico. Lagos como el San Pablo-Chicapán o las lagunas de Culcocha, Yahuarcocha y Mojanda, en la provincia de Imbabura, son famosos por su belleza. También pueden mencionarse las lagunas de Muertepungo, Dormida y Secas, en Pichincha, o las de Yambo y Quilotoa, en Cotopaxi.
En un terreno tan abrupto, en donde nacen los ríos que alimentan las cuencas del Pacífico y el Amazonas, son abundantes las gargantas y las cascadas. Entre éstas últimas destaca, sin lugar a dudas, la famosa “faccha” de la localidad de Peguche, considerada “sagrada” por los lugareños.

Foto 01. Lago San Pablo.
Foto 02. Laguna de Yahuarcocha.
Foto 03. Laguna de Mojanda.
Foto 04. Cascada (faccha) de Peguche.


Con tantas maravillas naturales y paisajísticas, no es de extrañar que una parte nada desdeñable de la música andina ecuatoriana cante la nostalgia de sus moradores cuando se hallan lejos de su tierra.
    Pasando mares y montañas / a tu lado me acerco.
    Sobre las nubes voy volando / aproximándome hacia ti.
    Vamos volviendo a nuestro pueblo, / pueblo que nos vio crecer,
    donde montañas y lagunas / son testigos de mi amor.
    Todas las horas navegando / en el silencio del tiempo.
    Ay, maravillas de mi tierra / divisando desde el cielo.

    Quichua Mashis. “Peguche”. Del álbum “Wiñaypa”

Mapa