Tierra de vientos. Revista digital de música andina. Cabecera
Estilo música andina
Tierra de vientos > Ritmos y estilos > Estilo | Número 02 (Sep.-Oct. 2010)
Por Edgardo Civallero

K’antu “romántico”


El k’antu en su estilo tradicional (ver) fue tempranamente reformulado por los intérpretes modernos. Dado que la música de tropas de zampoñas indígenas no era del gusto de las audiencias urbanas, se creó un k’antu “actualizado” que incorporaba instrumentos de cuerda (elemento extraño en las sikureadas) y, en ocasiones, diferentes tipos de flautas además de las zampoñas.
La adaptación fue mucho más allá cuando grupos románticos andinos como Los Kjarkas usaron el k’antu para sus composiciones. Despojado de sus rasgos más característicos, se transformó en un estilo particular que del ritmo original sólo conservó el nombre. Entre otras cosas, se eliminaron las zampoñas phukuna, los bombos wank’ara y el triángulo chiñisk'u, y no solo se agregaron cuerdas, sino también letras cantadas, un elemento ausente en los contextos campesinos.
El primer k’antu grabado por Los Kjarkas fue “Génesis aymara” (Génesis aymara, 1987), el cual, aunque cantado, mantenía el estilo. Luego llegarían “El Picaflor” (Chuquiago Marka, 1988), “Vivir junto a ti” (El árbol de mi destino, 1992), “Difícil de olvidar” (A los 500 años, 1995), “La mujer que llegó” (El líder de los humildes, 1998), y “El amor y la libertad” (30 años solo se vive una vez, 2000), todos ellos románticos.
Afortunadamente, las últimas producciones de Los Kjarkas recuperan la cadencia tradicional del k’antu, aunque continúan incluyendo algunos arreglos. Es el caso de “Munasq’echay” (35 años, 2006).

Video 01. “La mujer que llegó”. Los Kjarkas.
Video 02. “Munasq’echay”. Los Kjarkas.