Tierra de vientos. Revista digital de música andina. Cabecera
Instrumentos andinos música andina
Tierra de vientos > Instrumentos > Instrumentos | Número 02 (Sep.-Oct. 2010)
Por Edgardo Civallero

Flautas de Caral
Los aerófonos andinos: historia (I)

Los instrumentos de viento (aerófonos) fueron los más abundantes de la América precolombina. Junto con los de percusión (membranófonos e idiófonos), compusieron la estructura sobre la cual se desarrolló la música de las sociedades originarias del continente. La diversidad de los aerófonos andinos ha quedado de manifiesto en el número anterior (ver), en donde se realizaba un acercamiento a la organología de los Andes. Este artículo se aproximará a su desarrollo histórico.
Entre los primeros ejemplos arqueológicos de instrumentos de viento en los Andes se encuentran las flautas de Caral-Supe. Fueron halladas en 1999 en la ciudad-santuario de Caral, en el valle de Supe, 182 km. al norte de Lima (Perú) y pertenecen a una cultura con 4500 años de antigüedad. Se trata de 32 flautas traveseras, consideradas en la actualidad las más antiguas de América: están elaboradas en hueso de ala de pelícano, con tabiques internos de arcilla, embocaduras ovaladas o rectangulares y profusa decoración incisa.

[Foto 01] [Foto 02]
Las flautas de Caral-Supe: Artículos 01 - 02 - 03.


Todas las sociedades andinas prehispánicas posteriores a Caral-Supe han provisto a los arqueólogos de un buen número de restos de diferentes instrumentos de viento, que permiten imaginar, en cierta forma, cómo habrían sonado sus melodías.
Las culturas Chimú y Chancay de Perú (1500-100 a.C.) han dejado excelentes ejemplos de diminutas flautas de Pan de plata de 4-5 tubos, junto a botellas-silbato de cerámica ricas en detalles decorativos y a ocarinas zoomorfas. Casi contemporáneas, las culturas Arica y Mapuche (1500-800 a.C.) emplearon ocarinas y sikus de caña en el primer caso y pesados silbatos pifilka y flautas de Pan piloilo de piedra en el segundo. Se supone que la actual trompeta trutruka Mapuche es también de origen prehispánico, habiendo sobrevivido hasta nuestros días.

Cultura Chimú, en Wikipedia.
Cultura Chancay, en Wikipedia.
Cultura Chinchorro (Arica), en Wikipedia.
Mapuches, en Wikipedia.


Por su parte, la cultura Wari (1000-500 a.C.) de Perú fue pródiga en botellas-silbato bellamente ornamentadas, así como en representaciones de instrumentos en plata: sikus de varios tubos, flautas traversas de 2-3 agujeros y trompetas rectas.

Cultura Huari, en Wikipedia.

Musico mochica moche
Los Moche o Mochica (Perú, 800-100 a.C.) utilizaron un amplio número de instrumentos musicales, muchos de los cuales han llegado a nosotros tanto como restos arqueológicos como plasmados en los dibujos y grabados que hermoseaban sus cerámicas. Entre ellos se incluyen flautas de Pan de caña, arcilla o plata de 5-7 tubos, quenas de hueso y caña de 3-6 orificios, bocinas de caracola natural o de arcilla (imitando la forma de la concha), trompetas rectas y curvadas de cerámica, silbatos, flautas globulares y ocarinas.
Las representaciones de músicos son abundantes dentro de la tradición alfarera Moche, y dan una idea de la importancia que tenía la música en las sociedades prehispánicas andinas.

[Foto 03] [Foto 04] [Foto 05] [Foto 06]
Cultura Moche, en Wikipedia.
El arte mochica – Música y danza”. En “Los mochicas”, de Rafael Larco Hoyle.


La cultura Nazca (Perú, 600 a.C.-400 d.C.) legó numerosos ejemplos de antaras (flautas de Pan de una sola hilera) de arcilla, quizás los instrumentos arqueológicos más famosos de los Andes. Pero además manejó quenas de caña y hueso (algunas de ellas con labrados exquisitos) y ocarinas y flautas globulares ornitomorfas.

[Foto 07] [Foto 08]
Cultura Nazca, en Wikipedia.
Artículo “Orígenes del siku”. Américo Valenzuela Chacón.


Caracola Chavín
Siglos más tarde, la cultura Chavín (Perú, 200-900 d.C.) extendió el uso de bocinas y trompetas de caracol marino. En 2001 se descubrió, en el “Patio de las Caracolas” del sitio de Chavín de Huantar el mayor conjunto arqueológico de conchas de Strombus del Perú: 20 ejemplares. Su popularidad quedó retratada en relieves de la plaza circular de esa ciudad preincaica. También se hallaron caracolas reproducidas en cerámica, trompetas dobles de oro y flautas antropomorfas de cerámica.

[Foto 09]
Cultura Chavín, en Wikipedia.
Chavín de Huantar, en Wikipedia.
Pututus, quepas y bocinas: bramidos a lo largo de los Andes. Artículo de Edgardo Civallero.


Muchas otras sociedades prehispánicas muestran, en sus enterramientos y en los lugares donde habitaron, las huellas de sus aerófonos. La cultura Vicús elaboró maravillosas botellas-silbato, y la Paracas dibujó intérpretes de flautas de Pan en sus vasijas. Muchas otras no dejaron tantos rastros, quizás por construir sus instrumentos con materiales que no sobrevivieron al paso del tiempo.
El registro más detallado que se posee de los elementos sonoros de una sociedad prehispánica andina pertenece a los Incas. Los cronistas españoles describieron con lujo de detalles tanto sus flautas como las fiestas en las que las empleaban, las danzas que acompañaban y los cantos a los que proveían de melodía.
Pero esa es una historia que será abordada en el próximo número.

Instrumentos musicales precolombinos, en Museo Chileno de Arte Precolombino.
Sonidos de América, en Museo Chileno de Arte Precolombino.
[Video 01] [Video 02] [Video 03]